Economía

Choque frontal: Bruselas tumba el presupuesto de Italia y le exige uno nuevo

Es la primera vez que la Comisión Europea rechaza el plan presupuestario de un país de la Eurozona desde que está vigente el Pacto de Estabilidad

logo
Choque frontal: Bruselas tumba el presupuesto de Italia y le exige uno nuevo
Choque frontal: Bruselas tumba los presupuestos de Italia.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, conversa con el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis. EFE

Resumen:

El enfrentamiento está servido. La Comisión Europea ha anunciado este martes su rechazo al plan presupuestario presentado por Italia, al constatar que se incumple significativamente las fiscales europeas, y ha reclamado a Roma un nuevo borrador en un plazo máximo de tres semanas, el martes 13 de noviembre.

Así lo han anunciado el vicepresidente del Ejecutivo para el Euro, Valdis Dombrovskis, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa en Estrasburgo (Francia).

Se trata de la primera vez que el Ejecutivo comunitario tumba un plan presupuestario a un país de la Eurozona desde que está vigente el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Bruselas advirtió el viernes pasado a las autoridades italianas de que su borrador incluía incumplimientos «sin precedentes» de las reglas, pero Italia contestó que no modificará el documento. Las tensiones entre ambos poderes se han dejado notar en las últimas semanas en los mercados financieros europeos.

Las aclaraciones del Gobierno italiano no cambian la opinión de Bruselas de que sus cuentas constituyen un «riesgo grave»

«Hoy, por primera vez, la Comisión está obligada a pedir a un país de la Eurozona que revise su borrador presupuestario. No vemos otra alternativa a pedir a las autoridades (italianas) que lo hagan», ha expresado Dombrovskis.

El vicepresidente económico de la Comisión Europea ha explicado que las «aclaraciones» remitidas por el Gobierno italiano no han convencido a Bruselas para que cambie sus conclusión inicial de que las cuentas italianas presentan un «riego grave» de incumplimiento» del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Por su parte, Moscovici ha señalado que la decisión de Bruselas «no debe ser una sorpresa para nadie» y ha añadido que, desde que Roma anunció que elevaría deliberadamente hasta el 2,4% del PIB, «estaba claro que nos encontrábamos ante una situación inédita».

En su evaluación preliminar, la Comisión Europea manifestaba sus dudas sobre las estimaciones empleadas por Italia para justificar «una desviación significativa de la senda de ajuste recomendada hacia el objetivo presupuestario de medio plazo» y resaltaba los riesgos de estas cuentas para el conjunto de la Eurozona. «Dado el tamaño significativo de la economía italiana dentro de la Eurozona, la elección del gobierno de aumentar el déficit, incluso aunque enfrenta la necesidad de abordar los problemas relacionados con la sostenibilidad de las finanzas públicas, crea riesgos de efectos negativos para otros Estados miembros de la Eurozona», indicaba.