Bankia, BBVA, Abanca, Ibercaja, Liberbank y Caja España han ganado una batalla millonaria a la Sareb, la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria. Las entidades no estaban dispuestas a sacrificar sus cuentas porque los bonos emitidos por el ‘banco malo’, que éstas recibieron como pago por los activos inmobiliarios que le traspasaron, den una rentabilidad negativa cuando, según las condiciones fijadas, el cupón no podía bajar del 0%.

El conflicto estaba en medio de un proceso de arbitraje tal como adelantó El Independiente. Las entidades afectadas acusaban a  “la Sareb de incumplimiento de contrato”.

Tal como ha informado Bankia en un comunicado a la CNMV, la decisión arbitradora concluye que “el cupón trimestral de los bonos senior de las emisiones 2017-3 y 2018-1 no puede ser negativo y debe quedar limitado al 0%; limitación que se extiende a las emisiones futuras de bonos Sareb cuando la fórmula de cálculo arroje un resultado negativo”. De este modo, el banco nacionalizado se ahorra 32 millones de euros.

Antecedentes

Sareb nació asumiendo 200.000 e activos inmobiliarios de la banca a cambio de los cuales emitió 50.781 millones a 1, 2 y 3 años que se van renovando en cada vencimiento. El tipo de interés de estos bonos tienen dos componentes variables: el euribor a tres meses -que actualmente cotiza en el -0,32%- y el tipo de interés del Tesoro al plazo en cuestión. Actualmente, este interés es, en el mercado secundario, del -0,43%, -0,21% y 0,03%, para uno, dos y tres años, respectivamente.

Los bonos tenían un suelo que impedía que la rentabilidad fuese negativa y que Sareb había decidido eliminar

De éstos 50.781 millones, Bankia cedió a la sociedad  activos por valor de 22.317 millones, Catalunya Bank -absorbido ahora por BBVA-, por 6.708 millones y Novagalicia -ahora perteneciente al grupo venezolano Abanca-, algo más de 5.000 millones.

Formalmente, estos bonos se emitieron con un cupón que incluía un suelo para impedir que el interés llegase a ser negativo en función de las circunstancias del mercado. Este suelo tenía una razón de ser: que los títulos pudiesen ser utilizados por las entidades para acudir al BCE a pedir liquidez ya que, hasta el año pasado, era necesario que los bonos cotizasen con cupones positivos para poder ser descontados en la ventanilla del banco central.

Los bancos consideraban que el ‘banco malo’ había cambiado unilateralmente el precio acordado por la cesión de los activos

Sin embargo, un cambio  normativo en la regulación a mediados de 2017 permite ahora que los bancos puedan utilizar esta deuda como colateral, incluso, aunque dichos cupones negativos. Este argumento está sirviendo a Sareb para negarse a mantener este suelo que mantenía los cupones en el 0%. Y Bankia, BBVA y Abanca no están por labor de asumir este coste.

Un ejecutivo conocedor del conflicto lo explica así: “Sareb acordó que, en compensación por los activos inmobiliarios que le cedieron los bancos a finales de 2012, les pagaría una determinada cantidad no en efectivo, sino en bonos. Ahora dice que les va a pagar menos y, como es natural, los bancos tienen que defender sus intereses y los de sus accionistas”.

La Sareb defendría quitar ese suelo porque ahora los bonos sirven para pedir liquidez al BCE aunque diesen rentabilidad negativa

De los más de 50.000 millones de euros en bonos de Sareb emitidos para pagar los 200.000 activos inmobiliarios -80% préstamos y créditos al promotor y 20% inmuebles- que les traspasaron nueve entidades, queda un saldo pendiente de 37.900 millones. Así, la sociedad haya amortizado cerca de 13.000 millones. Además, ha pagado intereses por esta deuda por importe cerca a casi 2.800 millones en intereses.