Economía | Pymes y Autónomos

PP y Cs ‘pujan’ por el voto de los autónomos con tarifas planas frente a la subida de cuotas

El PP ofrece una "cuota reducida" si ganan menos que el SMI y Ciudadanos, una 'tarifa plana indefinida' de entre 30 y 50 euros

logo
PP y Cs ‘pujan’ por el voto de los autónomos con tarifas planas frente a la subida de cuotas
Pablo Casado y Albert Rivera en una imagen de archivo

Pablo Casado y Albert Rivera en una imagen de archivo EFE

Resumen:

 

¿Quién da más? algo así parecía resonar estos días en los despachos de los partidos de la derecha en la oposición y en el Parlamento. Porque desde que el Gobierno planteó a las principales organizaciones de autónomos una serie de opciones para modificar sus actuales cotizaciones, todas ellas con una subida implícita de las cuotas, tanto PP como Ciudadanos se han lanzado a una carrera por defender los intereses del colectivo, que engloba a 3,2 millones de trabajadores, y pedir al Gobierno que de marcha atrás.

La decisión del Ejecutivo dejaba descolocado, en primer lugar, a Unidos Podemos, que había garantizado que ningún autónomo vería incrementada sus cuotas en virtud del acuerdo presupuestario alcanzado con el Gobierno. Sin embargo, ese no era el único problema, ni la confederación morada la única fuerza que tomaba posiciones en ese momento para erigirse como el valedor de los autónomos.

Porque no se trata solo de la posible modificación de las cotizaciones de acuerdo con los ingresos reales, en cuyo marco el Gobierno quiere hacer obligatorias las cuotas por contingencias profesionales y cese de actividad, de ahí parte de la subida de las cuotas de entre 40 y 60 euros al mes.

¿Quién da más? algo así parecía resonar estos días en los despachos de los partidos de la derecha en la oposición y en el Parlamento. Porque desde que el Gobierno planteó a las principales organizaciones de autónomos una serie de opciones para modificar sus actuales cotizaciones, todas ellas con una subida implícita de las cuotas, tanto PP como Ciudadanos se han lanzado a una carrera por defender los intereses del colectivo, que engloba a 3,2 millones de trabajadores, y pedir al Gobierno que de marcha atrás.

La decisión del Ejecutivo dejaba descolocado, en primer lugar, a Unidos Podemos, que había garantizado que ningún autónomo vería incrementada sus cuotas en virtud del acuerdo presupuestario alcanzado con el Gobierno. Sin embargo, ese no era el único problema, ni la confederación morada la única fuerza que tomaba posiciones en ese momento para erigirse como el valedor de los autónomos.

Porque no se trata solo de la posible modificación de las cotizaciones de acuerdo con los ingresos reales, en cuyo marco el Gobierno quiere hacer obligatorias las cuotas por contingencias profesionales y cese de actividad, de ahí parte de la subida de las cuotas de entre 40 y 60 euros al mes.

Son también las posibles consecuencias de la subida de la salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 900 euros al mes, que elevará un 22% las bases mínimas de los asalariados del Régimen General, cuyas nóminas pagan muchos autónomos societarios; o la subida de la tributación sobre el diésel.

Son todas ellas malas noticias para los autónomos, que Ciudadanos y PP han capitalizando en los últimos días para hacer oposición a través de sendas baterías de propuestas y decisiones que han tenido su clímax en este pasado martes en el que el Pleno del Congreso de los Diputados ha acabado por reclamar que, hasta la reforma del Régimen Especial del Trabajador por cuenta propia o Autónomo (RETA), no se suba ninguna base de cotización a este colectivo.

Una jornada para los autónomos

Sin embargo, la jornada empezaba con un dato preocupante. El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicaba que las ventas del comercio minorista bajaron un 3,1% en septiembre respecto al mismo mes de 2017, una tasa 3,4 puntos inferior a la del mes anterior que representa su mayor descenso desde febrero de 2017. Dicho de otro modo, la desaceleración económica ha llegado a las puertas de los negocios.

Además, Estadística avanzaba también que el IPC del mes de septiembre se situó en el 2,3%, entre otras cosas, por los precios de los carburantes, algo que impacta directamente en el bolsillo de los autónomos.

A esas horas, las organizaciones de autónomos, como vienen haciendo desde hace semanas, pisaban el acelerador para encontrar la forma de parar la avalancha de medidas planteadas por el Gobierno que afectan al colectivo.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, se reunía con el Grupo Parlamentario Popular en el Senado y, horas más tarde, el portavoz ‘popular’ Ignacio Cosidó se comprometía a llevar y aprobar en el próximo Pleno de la Cámara Alta, en el que el grupo tiene mayoría absoluta, una moción para recoger las reclamaciones de ATA contra la subida de cotizaciones a la Seguridad Social.

Cosidó explicaba que su grupo en el Senado va a ser “una fortaleza para defender los intereses de los autónomos frente a las agresiones del Gobierno” y a la “arrogancia de la izquierda”. Amor, por su parte, avisaba de que “no es bueno atacar a los que tienen que generar empleo”, menos aún en plena fase de desaceleración.

La moción que el PP aprobará en el Pleno ya se conoce (se aprobó la misma mañana del lunes) e incluye cuatro puntos. En el primero, exige una cuota reducida para aquellos autónomos cuyos ingresos no excedan del SMI en cómputo anual; además, reclama que se desvincule la subida del salario mínimo de la cotización de los trabajadores autónomos; en un tercer punto pide al Gobierno que mantenga las tarifas planas establecidas en la ley aprobada por el Gobierno del PP y, por último, que los autónomos puedan estar en el Consejo Económico y Social (CES).

En paralelo, la presidenta del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, acudía a la entrega de los premios ‘Coraje de los autónomos andaluces’, otorgados por UPTA-A, donde el secretario general de la organización, Eduardo Abad, aprovechaba para defender que es preciso modular cualquier tipo de incremento de las cotizaciones, puesto que “no es los mismo el kiosquero de la esquina que un notario en la Gran Vía”.

Por su parte, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) lleva días defendiendo que las prestaciones sociales se incluyan en la cuota que los autónomos abonan a la Seguridad Social, pero siempre y cuando este cambio entre en funcionamiento al mismo tiempo que la cotización por ingresos reales.

La ofensiva de Ciudadanos de la tarde

Llegada la tarde, el Pleno del Congreso de los Diputados debatía una Proposición no de Ley en las que el Grupo Parlamentario de Ciudadanos desplegaba una encendida defensa de los autónomos, eso sí, en aparente desventaja después de la rapidez con la que el PP del Senado había dado ya por aprobada su iniciativa en la Cámara Alta, pese a que había sido registrada después.

En su enunciado, la Proposición no de Ley de Ciudadanos pretendía adoptar “las medidas necesarias” para que la eventual subida del salario mínimo que pueda aprobarse para el año 2019 hasta 900 euros mensuales no conlleve ningún aumento de la base mínima de cotización de los trabajadores autónomos.

También incluía una reforma del RETA para que todos los autónomos con ingresos reales anuales que no superen la cuantía del salario mínimo vigente puedan acogerse a una ‘tarifa plana indefinida’ consistente en una bonificación sobre la base mínima de cotización que deje la cuota en 50 euros mensuales, o en 30 euros mensuales en el caso de autónomos menores de 30 años o que acrediten un grado de discapacidad superior al 33 %.

Ya en pleno debate en el Pleno, el diputado de Ciudadanos Sergio del Campo añadía más madera y metía en el saco una defensa de las ‘tarifas planas’ de las que se benefician los autónomos e instaba a mejorar la implementación de la prestación por cese de actividad antes de hacer obligatoria la cotización por este concepto.

Es decir, que las iniciativas del PP en el Senado y de Ciudadanos en el Congreso resultaban de pronto muy parecidas.

¿Quién gana la puja?

Finalmente, el Pleno del Congreso ha acabado por apoyar la iniciativa de Ciudadanos, con lo que tanto unos como otros se han apuntado un tanto frente al colectivo. No obstante, los de Albert Rivera se han apuntado un tanto político. Y es que la Cámara Baja ha respaldado finalmente una enmienda transaccionada con el PP, Ciudadanos, PDeCAT y Compromís, a partir de la iniciativa llevada al debate parlamentario por la formación naranja.

También han respaldado esta iniciativa UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria. Por su parte, el PSOE, Unidos Podemos, Esquerra Republicana, PNV, EH-Bildu y Nueva Canarias se han abstenido.

El texto aprobado por el Congreso da al Gobierno un plazo máximo de un año para diseñar un nuevo sistema de cotización, para el que le exige seguir las recomendaciones de la subcomisión de estudio aprobada para esta reforma. Precisamente, el Pleno también ha aprobado la prórroga de los trabajos durante otros cuatro meses más de esta subcomisión.

La Cámara Baja además exige que este nuevo diseño del sistema de cotizaciones sea “adecuado” a los ingresos de los autónomos, “garantice que aquellos con menores ingresos paguen menos y mejore su protección social”, y cuente con el acuerdo con las asociaciones profesionales de trabajadores por cuenta propia.

Hasta entonces, según el texto aprobado, el Gobierno deberá actualizar las bases de cotización “en los mismos términos que en años precedentes, y previo acuerdo con las asociaciones profesionales más representativas”.

Pero el pulso continúa

No obstante, el diputado del PP Diego Movellán ha acusado a Ciudadanos de “copiar” la iniciativa presentada por los ‘populares’ en el Senado, pese a que su registro fue posterior, y de actuar “como el Dr. Jeckyll y Mr.Hyde”, al defender a los autónomos y abrir la puerta al mismo tiempo a aprobar los Presupuestos de 2019 que incluyen el rejón al colectivo.

Y la carrera por acaparar guiños hacia los autónomos no ha acabado. Dentro de la sesión de control al Gobierno de este miércoles, el Grupo Parlamentario Popular interpelará al Ejecutivo sobre el impacto de las medidas que baraja el Gobierno sobre los autónomos.

Ahora bien, la ‘competencia’ no será esta vez Ciudadanos, sino Unidos Podemos. El propio Pablo Iglesias preguntará al Gobierno qué va a hacer para garantizar que no se le subirá la cuota a ningún autónomo y que se le bajará a los que menos ingresan, en línea con el acuerdo suscrito.