Economía | Empresas

Ikea Group redujo sus beneficios un 40% en el último año, hasta los 1.468 millones

El resultado de explotación de la compañía se ha contraído un 25%, pese al aumento de los ingresos hasta los 37.050 millones, un 2,1% más

Ikea recorta sus beneficios un 40% en el último año.

Logo de la cadena comercial Ikea. Flickr/ Tanenhaus

Ikea Group también sufre el impacto de la transformación del comercio. El dueño de la mayoría de las tiendas Ikea cerró su año fiscal 2018, que concluyó el pasado 31 de agosto, con un beneficio neto de 1.468 millones de euros, lo que representa un recorte del 40,6% respecto a sus cuentas del ejercicio precedente, según informó la multinacional.

El fabricante de muebles y objetos para el hogar, registró un resultado de explotación de 2.251 millones de euros, un 25,7% menos que el año anterior, a pesar de que sus ingresos aumentaron un 2,1%, hasta los 37.050 millones de euros.

El grupo escandinavo, que se halla inmerso en pleno proceso de transformación de su negocio, ha explicado que entre septiembre de 2017 y el pasado agosto realizó inversiones por valor de 2.800 millones de euros en tiendas, redes de distribución y distribución de clientes, centros comerciales, energía renovables y silvicultura.

La compañía ha elevado su inversión hasta los 2.800 millones de euros, en pleno proceso de transformación de su negocio

«Durante el año hemos incrementado nuestros esfuerzos e inversiones para comenzar a transformar nuestro negocio», declaró el ejecutivo español Juvencio Maeztu, vice consejero delegado y director financiero de Ikea Group. «Aunque esto ha tenido un impacto en nuestros resultados, es una decisión consciente para nosotros comenzar un periodo de tres años para la transformación de nuestro negocio», añadió.

En este sentido, el grupo que explota 367 establecimientos de Ikea en todo el mundo estima que creará 11.500 puestos de trabajo durante ese mismo periodo, a medida que se expanda con nuevos formatos de tienda y en el canal online, mientras calcula un ajuste de otros 7.500 empleos, principalmente administrativos.

Por otro lado, Ikea indicó que la factura fiscal de la compañía en su año fiscal 2018 alcanzó los 1.081 millones de euros, de los que unos 634 millones correspondieron al impuesto de sociedades, lo que representa una tasa efectiva del 30%, frente al 24,9% del ejercicio anterior. En el curso de los últimos cinco años, la compañía sueca calcula que ha abonado impuestos por importe de unos 7.263 millones de euros.

Ikea se ha visto afectada en los últimos años por la creciente tendencia del consumidor a realizar sus compras a través de los canales online o en tiendas de proximidad. Esto ha obligado al grupo sueco a experimentar nuevos formatos de venta, con la apertura, por ejemplo, de nuevas localizaciones en el centro de las ciudades, para acercarse a los posibles clientes.

Comentar ()