Economía | Empresas

Euskaltel se dispara un 10% en bolsa ante la posibilidad de que Orange intente su compra

El grupo francés abría contratado ya a Credit Suisse para que le asesore en la oferta por la compañía española de telefonía

logo
Euskaltel se dispara un 10% en bolsa ante la posibilidad de que Orange intente su compra
Euskaltel se dispara un 10% en bolsa ante la posibilidad de que Orange intente comprarla.

Junta de accionistas de Euskaltel. Europa Press

Resumen:

Los accionistas de Euskaltel amanecen este viernes con una buena noticia. Sus acciones registran un repunte próximo al 10% y se acercan a sus mejores niveles en los últimos dos años, ante las informaciones que apuntan a que la operadora francesa Orange estaría planteándose muy seriamente su compra.

Según el portal especializado tmtfinances.com, Orange habría ya contratado los servicios de Credit Suisse para que le asesore en el lanzamiento de una opa sobre el grupo de origen vasco. La noticia refuerza los recientes rumores sobre el interés del grupo galo, que ya en 2015 se hizo con el negocio de Jazztel, por incrementar su posición en el mercado español.

Orange entraría, de este modo, en competencia con el fondo británico Zegona, propietario de un 15% de Euskaltel y que, desde hace varios meses trata de elevar esta participación hasta el 27,5%, lo que le situaría como el principal accionista de la compañía española, por delante de Kutxabank, que controla un 21,32%. Tras un primer intento frustrado, Zegona anunció esta misma semana un acuerdo de financiación por valor de 139 millones de euros, con los que pretende llevar a término sus planes.

Orange podría reforzar su posición como segundo operador en España, en un momento de dificultad para Vodafone

La buena acogida de la noticia por parte de Euskaltel no ha tenido su refrendo en la cotización de Orange, que apenas repuntaba un 0,5%. Y es que, entre los expertos del mercado existe disparidad de opiniones sobre la conveniencia de un movimiento de este tipo por parte del grupo francés. Pocos dudan de la capacidad financiera de Orange -acaba de cerrar varias emisiones de bonos por valor de 4.000 millones de euros- y, ni siquiera, de la aceptación regulatoria, en un momento en el que las autoridades europeas se han mostrado más receptivas a la concentración en el sector. Sin embargo, existen recelos sobre el interés para el negocio de la compañía que dirige en España Laurent Paillassot.

Para los analistas de Alantra, por ejemplo, la operación tendría pleno sentido para ambos grupos. “Creemos que Euskaltel no puede permanecer a largo plazo como un operador regional independiente (la presión competitiva de sus rivales más grandes dañará la rentabilidad), tiene una confianza limitada en su estrategia de expansión en otras regiones y creemos que la mejor opción para la empresa es ser vendida”, señalan respecto al grupo español, mientras que en el caso de Orange observan que “la compra de Euskaltel generaría importantes sinergias de costes y le daría una fuerte presencia en el norte de España”. A esto se añadiría, según los analistas de Bankinter, la posibilidad de cerrar una vía de crecimiento al cuarto operador español, Masmovil, consolidándose como el segundo operador nacional.

Sin embargo, en Sabadell y Santander son más escépticos respecto a la integración de Orange y Euskaltel. La primera resalta que el grupo francés ya se beneficia del “éxito” de Euskaltel, que es su proveedor mayorista de red móvil y de fibra, “lo cual limitaría significativamente las sinergias”. Además, resaltan, los múltiplos a los que cotiza Euskaltel y sus márgenes son más elevados, en ambos casos, que los de Orange, lo que también es visto como un obstáculo para la operación.

Por su parte, en Santander defienden también que Orange es el operador español que menos sinergias obtendría de la compra de Euskaltel y, añaden, “no vemos España como una prioridad para Orange en términos de fusiones y adquisiciones”, sobre todo, teniendo en cuenta las constantes noticias que apuntan a una consolidación en el mercado francés. “Orange ha reiterado claramente que tiene un interés limitado en las actividades de fusiones y adquisiciones en Europa más allá de aquellos países en los que las fusiones y adquisiciones podrían ayudar a la compañía a ofrecer ofertas convergentes, lo que no sería el caso en España tras su fuerte despliegue de fibra”, reiteran.

El momento adecuado

Lo que parece fuera de toda duda para los analistas de Alantra es la conveniencia en el momento de lanzar la oferta. No solo porque, desde el pasado junio y hasta el cierre del jueves, las acciones de Euskaltel han experimentado un retroceso próximo al 10% (y más de un 20% desde que saltó al parqué en 2015), penalizada por una serie de problemas estratégicos, operativos y de accionistas.

También porque el momento parece propicio para anticiparse a los que podrían antojarse como sus principales rivales en una operación de este tipo: Vodafone y la propia Zegona. Así, en el caso de la primera, los problemas que está experimentando en España –donde acaba de anunciar un ERE masivo– “en teoría reducirían sus posibilidades de competir con Orange en la oferta”, al tiempo que “hacer una oferta antes de que Zegona aumente su participación haría más fácil que Orange tenga éxito en la oferta”.

Los expertos especulan que el precio a pagar debería incluir una prima superior al 20% respecto al cierre de este jueves

A este respecto, en Bankinter resaltan que la subida de precio de las acciones de Euskaltel ante el mero rumor de una oferta por parte de Orange ya hace más difícil para Zegona alcanzar sus objetivos de elevar su presencia en el capital de la operadora española.

A falta de cualquier tipo de detalle sobre los precios que Orange podría ofrecer por el grupo español, los analistas ofrecen unos rangos de precios muy amplios, aunque la mayoría apuesta por niveles de entre 9,2 y 10 euros por acción, que implicarían una prima de entre el 23 y el 34% respecto al precio de cierre de este jueves.

Más optimistas se muestran, en Bankinter, donde observan que si se pagara un múltiplo Ebitda de entre 5,5 y 7,5 veces (unas ratios que consideran muy conservadoras, teniendo en cuenta que Vodafone pagó 9,2 veces en la compra de Ono y la propia Orange hasta 12 veces por Jazztel), “la oferta podría alcanzar entre 1.870 millones y 2.550 millones de euros”, frente a un valor de mercado de Euskaltel al cierre del jueves de apenas 1.331 millones. Esto significaría pagar entre 10,46 y 12,59 euros por título, una prima que llegaría, en su punto máximo, a rondar el 70% frente al precio del jueves.