Economía | Empresas

La gran guerra de las telecos: 7,6 millones de clientes cambian de compañía en un año

El fenómeno MásMóvil y la guerra del fútbol revolucionan el sector y lo llevan a un nuevo récord histórico de portabilidades.

logo
La gran guerra de las telecos: 7,6 millones de clientes cambian de compañía en un año
Las portabilidades de teléfono móvil, en máximos históricos.

Las portabilidades de teléfono móvil, en máximos históricos. europa press

Resumen:

La agresividad comercial en el negocio de las telecomunicaciones está revolucionando el sector. Las grandes operadoras se han lanzado a una dura batalla por ganar cuota de mercado, o para no perderla, en todos los segmentos (del bajo coste al premium) y para quitarse clientes unas a otras. Un enfrentamiento que tocó su culmen a la vuelta del verano en plena guerra de ofertas con el fútbol en televisión como detonante.

El resultado es un nuevo récord con más de 7,63 millones de clientes de móvil que han dejado una compañía para irse a otra en un año, entre noviembre de 2017 y octubre de 2018 (últimos datos oficiales disponibles), según los registros de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). Un millón más de cambios de compañía que en el año precedente.

Durante esos doce meses un 12,5% del total de 53,4 millones de líneas de teléfono móvil que funcionan en España saltaron de una compañía a otra. Fue en octubre cuando se marcó un nuevo máximo histórico de portabilidades (clientes que cambian de operadora de móvil sin cambiar de número) alcanzando los 707.700 trasvases, y superando el anterior récord de 700.700 registrado un mes antes, en septiembre.

Las telecos se han volcado en los últimos años en convertirse en la única compañía de sus clientes, intentando que los usuarios contraten todos los servicios de manera paquetizada. El impulso a las tarifas convergentes (que incluyen varios o todos los servicios de telefonía e internet fijos y móviles, y también televisión) ha hecho que la guerra de las portabilidades también tenga un impacto directo en el negocio de los contratos de teléfono fijo.

En la telefonía fija también se baten récords. En un año, al calor del vaivén de las tarifas convergentes, casi 2,38 millones de clientes de telefonía fija han cambiado de una compañía a otra.  El paralelismo entre trasvases de móviles y fijos queda claro porque también el 12% de todas las líneas de fijo que hay en el mercado español (un total de 19,1 millones) cambia de compañía.

Con cada cambio de línea de fijo de un hogar o un negocio, son varias las líneas de móvil que cambian con él. Y en muchos casos, también la línea de banda ancha de internet. Aunque la CNMC no da datos de portabilidades de internet fijo, las compañías confirman que los cambios en el negocio de la fibra también se han disparado, sobre todo en la segunda mitad del año por la guerra de precios emprendida.

La revolución MásMóvil

En esta guerra entre compañías por robarse clientes unas a otras hay un claro ganador. Muy claro. MásMóvil es, con mucho, la operadora que más está creciendo en este mercado en ebullición con ofertas orientadas a los clientes más sensibles al precio y que quieren servicios ajustados.

MásMóvil -que integra la marca homónima, Pepephone, Yoigo, LlamaYa y Lebara- ha arrebatado en un año más de 631.000 clientes a sus grandes rivales, mientras que los pequeños operadores de móviles virtuales (OMV) han birlado a otras compañías de octubre a octubre otros casi 270.000 usuarios más.

Movistar, tras años de pérdidas de clientes (algo esperable en el caso de un antiguo monopolio), ha conseguido ganar en el último año algo más de 14.000 usuarios de móvil procedentes de otras telecos.

Las otras dos grandes operadoras salen mal paradas en esta disputa por quitarse clientes.  Vodafone sufre una auténtica sangría con la pérdida de más de 621.000 líneas de móvil, una de las causas que esgrime la compañía para justificar el ERE para un máximo de 1.200 empleados que prepara en España. Por su parte, Orange ha perdido casi 294.000 usuarios, según los registros de la CNMC, que no hace públicos los datos por compañías del negocio de teléfono fijo.

El crecimiento amarillo

MásMóvil no sólo se impone en la batalla de las portabilidades. El mercado de móvil ha crecido en España en un año sumando 1,53 millones de nuevas líneas, hasta un total de 53,4 millones de líneas. MásMóvil ha conseguido concentrar el 83% de todo ese crecimiento: sumó de octubre a octubre 1,27 millones de nuevas líneas (hasta superar los 6 millones entonces).

Telefónica consigue sumar también 544.000 nuevas líneas de móvil en un año, hasta superar los 16 millones en toda España. Mientras que Vodafone pierde 468.000 usuarios de móvil, hasta quedarse en un total de 12,6; y Orange se deja casi 59.300 líneas también en ese año de octubre a octubre, dejando su cartera total en 13,9 millones de clientes.

En el último par de años, ante el crecimiento constante de MásMóvil, las grandes telecos venían esgrimiendo que el público objetivo en el que quieren crecer no es el mismo al que se dirige el operador amarillo. Mientras que MásMóvil lucha (o luchaba) por captar clientes en el segmento de ofertas económicas, Movistar, Vodafone y Orange argumentaban que su expansión se dirigía a clientes premium, que contratan todos o gran parte de sus servicios a través de tarifas convergentes (telefonía e internet fijos y móviles, más televisión) y que buscan mejor servicio aunque sea a precios más altos.

Ahora, aunque los tres mayores grupos siguen teniendo como gran objetivo los clientes de mayor valor (los más rentables), también se han lanzado a la batalla del segmento de precios económicos y ofertas ajustadas. Ya sea con segundas marcas o directamente con sus primeras enseñas, con grandes descuentos como los lanzados en agosto y septiembre por la guerra del fútbol, que puso en jaque la rentabilidad de todo el sector tras la decisión de Vodafone de renunciar a gran parte de los contenidos futbolísticos en su plataforma de TV de pago.

“En el actual contexto de mercado, la demanda de servicios sigue creciendo de forma exponencial y no así los precios: cerca del 50% de las altas brutas están asociadas con ofertas low y medium cost, lo que obliga a Vodafone a tener una estructura de costes preparada para competir con éxito en todos los segmentos”, reconocía abiertamente Vodafone en el escrito remitido a su plantilla para anunciar el ERE.