Economía | Empresas

¿Por qué las telecos quieren volver a subir sus tarifas? Los precios han caído un 25% en cinco años

logo
¿Por qué las telecos quieren volver a subir sus tarifas? Los precios han caído un 25% en cinco años
Móviles

EFE

Resumen:

El sector acaba de salir de una cruenta guerra de precios a cuenta del fútbol en televisión. Durante el verano las grandes operadoras de telecomunicaciones han lanzado agresivas rebajas de precios para robarse clientes tras la convulsión que supuso la decisión de Vodafone de renunciar a gran parte de los contenidos del fútbol en su TV de pago.

El cruce de ofertones, con descuentos de hasta el 50% por tiempo indefinido, ha removido el negocio de las compañías. Movistar y Orange se lanzaron a por los más de 300.000 clientes de Vodafone con algún paquete convergente con fútbol, y Vodafone protegió a parte de sus usuarios y trató de pescar en la clientela de sus rivales a base de rebajas.

La guerra se ha apagado. Las compañías mantienen algunos descuentos, pero con fecha de caducidad (tres meses, a lo sumo seis en casos contados) y se mantienen ofertas como servicios gratuitos durante unos meses. Promociones normales, lejos de la suma agresividad a la que se llegó en agosto y septiembre.

Una guerra que las compañías no veían sostenible y que asumían que dañaba al conjunto del sector (aunque no todos hayan salido igual de bien o mal parados, con una sangría de decenas de miles clientes para Vodafone y Movistar sumando otros tantos.

La mayoría de las compañías del sector de las telecomunicaciones aspiran a volver a la estrategia comercial del más por más: dar más servicios por algo más de precio, al menos en los segmentos de más valor. Esto es, aspiran a subir las tarifas como han ido haciendo de poco a poco en los últimos dos años. Subidas de dos, tres, cinco euros al mes a cambio de sumar más datos móviles, de más contenidos de televisión, de mayor velocidad de banda ancha…

Una aspiración, en cualquier caso, menos relacionada con la guerra del fútbol que la evolución de todo el negocio de las telecos en el último lustro o en la última década. “El sector es claramente deflacionario. Sus tarifas son mucho más baratas que hace unos años, mientras que los costes siguen siendo altos y las inversiones necesarias cada vez mayores. El sector tiene que seguir recuperando valor, y sería así también sin que se hubiese producido la guerra del fútbol de este verano”, explica un ejecutivo del sector. “

Con carácter general, las tarifas del sector de las telecomunicaciones han caído en torno a un 25% en los últimos cinco años. Entre 2012 y 2017, las tarifas que incluyen sólo voz y datos móviles han caído de media de 27,3 a 16,1 euros al mes, casi un 41% menos [ver gráfico]; las de voz y banda ancha fijas han descendido un 25%, de 48,7 a 36,6 euros; los paquetes cuádruples (teléfono fijo y móvil, e internet móvil y fija) han pasado de casi 76 euros al mes a sólo 52,7 de media, un 30,5% menos; y los paquetes quíntuples (que incluyen también TV de pago) han pasado de 106,35 euros a 81,2 en cinco años, casi un 24% menos, según datos de un informe de la consultora Deloitte con datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

“Con el lanzamiento de las ofertas empaquetadas se produce una caída en los precios de los servicios convergentes”, concluye Deloitte en su estudio, presentado en el acto de celebración del 20 aniversario de la llegada de Orange a España. Fue en 2012 cuando Telefónica revolucionó el mercado con el lanzamiento de Fusión y las primeras tarifas paquetizadas, que acabaron por arrastrar al resto de sus competidores. Actualmente, los paquetes cuádruples y quíntuples concentran el 85% del total de líneas con tarifas convergentes del mercado español.

“El sector está obligado a recuperar el valor que ha perdido en los últimos años. No es por la guerra de precio de los últimos meses”, apuntan fuentes de una de las grandes operadoras. En la última década el sector teleco ha pasado de facturar en España 44.000 millones en 2008 a sólo 33.000 millones el pasado ejercicio, un 24% menos.

“Vamos a ver en los próximos meses cómo las compañías, todas o al menos la mayoría, retocan al alza algunas de sus tarifas para recuperar el terreno perdido, para cubrir las inversiones milmillonarias en fibra de los últimos años y para empezar a cubrir las nuevas grandes inversiones que requerirá el 5G en los próximos años”, insisten las mismas fuentes. “Más servicios por más precio sigue siendo posible. Y además es necesario. Nos conviene a todas”.

Movistar ya ha confirmado que aplicará a partir de enero subidas de algunas tarifas de sólo fibra y sólo móvil, así como a los bonos de llamadas de fijo o servicios auxiliares como el contestador automático o desvío de llamadas en líneas de teléfono fijo. Y MásMóvil ha eliminado su tarifa más barata de entrada de nuevos clientes. Otros movimientos pueden producirse en los próximos meses, sobre todo en el segmento de los servicios de mayor valor y de los de mayor precio.

Se espera ahora la reacción de competidores como Orange y Vodafone, que en años anteriores han secundado los movimientos al alza del líder del mercado Telefónica. No obstante, el caso del operador rojo en esta ocasión es particular: en un momento en que está reformulando toda su estrategia comercial tras su decisión de abandonar el fútbol está por ver que si sigue a sus rivales en caso de que haya más subidas de precio, y la pérdida de miles de clientes puede que le retraiga de nuevas alzas.