Economía | Empresas

Goirigolzarri se desvincula del espionaje de BBVA: "No sabía nada y no voy a juzgar a FG"

El consejero delegado de Bankia, durante ocho años número dos de Francisco González, muestra su sorpresa y descarta iniciar acciones legales contra BBVA

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. EP

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, consejero delegado de BBVA entre 2001 y 2009, se ha desvinculado completamente de las supuestas escuchas ilegales encargadas por el banco al comisario José Manuel Villarejo y ha rechazado de plano pronunciarse sobre Francisco González.

«Todo lo que está saliendo en los medios representa una enorme sorpresa para nosotros porque nunca supimos ni conocimos ni participamos [en el espionaje], en el supuesto de que así ocurriese», ha señalado. «Además, BBVA ha abierto una investigación y el caso está judicializado», ha añadido en el marco de la presentación de resultados de 2018.

«Francisco González fue mi jefe durante más de ocho años, pero nunca juzgo a personas ni para bien ni para mal, y en este caso no voy a hacer una excepción», ha subrayado.

El ejecutivo ha recordado que trabajó durante más de 30 años en BBVA, por lo que tiene un «gran cariño a la casa y tengo que ser especialmente prudente». En esta línea ha manifestado que él nunca se ha sentido escuchado y ha descartado iniciar acciones legales contra su ex casa.

En cuanto a la crisis reputacional que afecta a la banca, el ejecutivo reconoce su preocupación, pese a que «está mejorando», aunque casos como el de BBVA «no ayudan».

Sobre la privatización de Bankia, Goirigolzarri ha incidido, como es habitual, en que «la entidad se gestiona forma muy independiente», aunque sea el «Frob el que toma las decisiones sobre si alarga o no el periodo de privatización». En cualquier caso, sí ha reconocido que, «dada la caída de las acciones del sector del 30% en Europa y el precio al que cotiza Bankia, no parece el mejor momento para hacerlo».

Preguntado por una posible fusión de Bankia con otra entidad, Goirigolzarri ha reiterado que su objetivo es seguir solo, al tiempo que ha puntualizado que Bankia es un activo extraordinario para complementar cualquier entidad.

El directivo se ha mostrado moderadamente optimista con el futuro y mantiene sus objetivos marcados en el plan estratégico, pese que en 2018 sus previsiones en torno al crecimiento del crédito de las empresas y los fondos de inversión en el sector no se han cumplido.

«De forma muy gradual el euríbor está teniendo un pequeño repunte que apunta en la dirección de subida de tipos», ha señalado. Aun así reconoce que 2019 «va a ser un año muy complejo para la banca», aunque ve a Bankia bien posicionado para afrontarlo.

También se ha pronunciado sobre la Tasa Tobin. «Mayoritariamente será pagada por los clientes y a Bankia le va a afectar muy poco».

Te puede interesar

Comentar ()