Tras el rechazo de Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid, al plan de los taxistas, los conductores han vuelto a echarse a la calle para cortar la Gran Vía de Madrid. Durante la protesta, un grupo se ha enfrentado a la Policía, que ha cargado contra ellos para intentar retenerlos en la acera, sin conseguirlo.

Un grupo de antidisturbios de la Policía Nacional va delante de la marcha tratando de contener el recorrido, aunque la céntrica vía madrileña ya está efectivamente cortada. Efectivos de la Policía Nacional se han desplazado y tratan de dirigir a los congregados por el carril bus. Los taxistas profieren gritos de ‘Sí se puede’, ‘Estamos hasta los huevos’ y ‘Garrido dimisión’.

Los taxistas de Madrid llevan ya diez jornadas de huelga en las que han tratado de paralizar completamente el tráfico en Madrid. Han ocupado durante estos días la Castellana, la M-40, la Puerta del Sol y ahora la Gran Vía, aunque el conflicto no avanza hacia una resolución.

La última propuesta de los taxistas, que exige a los VTC realizar trayectos de mínimo cinco kilómetros con plazo de precontratación, ha suscitado las críticas del presidente Ángel Garrido, que habla de un plan “radical” por parte de un colectivo al que el PP, tras varios escraches a sus sedes y representantes, acusan de estar manejado por Podemos.