Economía | Empresas

Holaluz busca nuevos socios para impulsar su expansión y triplicar su tamaño

La comercializadora de electricidad prepara una ronda de financiación de hasta 60 millones de euros. Dará entrada a nuevos accionistas, pero los tres fundadores mantendrán la mayoría y el control del grupo.

Los fundadores de Holaluz Ferran Nogué, Carlota Pi y Oriol Vila.

Los fundadores de Holaluz Ferran Nogué, Carlota Pi y Oriol Vila. ep

Holaluz quiere crecer. Lo lleva haciendo casi ininterrumpidamente desde su nacimiento en 2010 en Barcelona y ahora quiere acelerar su expansión. La comercializadora de electricidad, uno de los mayores grupos independientes del mercado español, busca nuevos socios para impulsar su crecimiento y multiplicar el negocio.

La compañía planea este año alcanzar los 350 millones de euros de ingresos y 350.000 clientes de luz en el mercado español -algunos son de luz y gas simultáneamente-, unas cotas con las que prácticamente duplicará sus registros actuales (cerró 2018 con unas ventas de 180 millones y ya con 180.000 clientes).

Pero los planes de Holaluz son aún más ambiciosos. Y es que, según cuenta su presidenta y cofundadora, Carlota Pi, su hoja de ruta contempla conseguir en 2021 una facturación de 800 millones de euros (cuatro veces más que el año pasado) y superar los 500.000 clientes (el triple de su actual cartera de usuarios).

Para conseguirlo, Holaluz pretende fortalecer su capital y realizará una ronda de financiación en el primer semestre de este año con la que dará entrada a nuevos accionistas y conseguirá fondos para costear el crecimiento. La compañía pretende captar con la operación entre 30 y  60 millones de euros.

“La horquilla es amplia porque hay que adaptarse no sólo a lo que Holaluz necesita, también hay que ajustarse a los parámetros mínimos de inversión de algunos fondos”, apunta Pi. “Del montante final dependerá al final la velocidad del crecimiento. No sólo por los fondos captados, sino también por los efectos colaterales de la operación, especialmente el mayor acceso a financiación bancaria”.

Aunque entren nuevos accionistas, e incluso si la ronda financiación alcanza ese máximo de 60 millones de euros, los tres fundadores del grupo (la propia Carlota Pi, Oriol Vila y Ferran Nogué) mantendrán el control de la compañía y la mayoría accionarial.

En 2016 los socios ya impulsaron una ronda de financiación, pero de magnitud mucho más modesta: sólo se ejecutó para captar 4 millones procedente del fondo Axon Partners. «No somos una compañía de rondas de financiación. Podemos crecer sólo con la caja que generamos de manera orgánica. Pero ahora queremos ampliar capital para poder aprovechar las oportunidades de mercado».

Autoconsumo: objetivo, 5.000 instalaciones

Además del fuerte crecimiento previsto en el negocio de la comercialización en España, Holaluz planea que la expansión del autoconsumo sea otra de las palancas de su crecimiento. Desde que se tumbó el denominado impuesto al sol y se avalara plenamente las instalaciones compartidas por varios usuarios (clave en un país como España en que dos tercios de la población vive en pisos de comunidades de vecinos) el interés por esta fórmula de producción eléctrica propia se ha disparado.

La compañía gestiona ya un total de 120 instalaciones de autoconsumo, y la cartera sigue creciendo a razón de 10 nuevos clientes cada semana. Holaluz ofrece a los usuarios un servicio llave en mano: instala las placas (con un solo pago o con cuotas mensuales mediante una fórmula renting), gestiona las subvenciones que puede recibir cada proyecto, se encarga de gestionar las desgravaciones fiscales… Y a la espera de que el Gobierno regule cómo hacerlo, el grupo también pretende encargarse de gestión de los excedentes de electricidad.

“Ahora se está consiguiendo destruir el discurso de que todo lo verde es más caro y de que el autoconsumo era imposible. Ahora se puede crecer”, explica Carlos Pi. El objetivo que se marca la empresa en este campo pasa por llegar a 2021 gestionando unas 5.000 instalaciones de autoconsumo en el mercado español.

La compañía presume de comercializar energía 100% renovable. En realidad, la compañía puede acreditar que compra energía verde a 400 productores con garantía de origen renovable y que vende a sus clientes esa misma cantidad de energía. Holaluz para llevar la electricidad a sus usuarios alquila el uso de redes de distribución, y por ellas circula la electricidad que vuelcan todas las instalaciones de generación, de las renovables a las centrales de carbón, de nucleares a plantas de gas, indistintamente.

Expansión internacional

Holaluz tiene en su hoja de ruta dar un salto internacional. O varios. Su llegada a Portugal es sólo cuestión de tiempo, de poco tiempo. “Estamos haciendo números para preparar el desembarco. En breve decidiremos si iniciamos la comercialización en Portugal este año o lo dejamos para 2020”, relata la presidenta, que confirma que la compañía ha reforzado su plantilla para arrancar sus actividades en el vecino luso.

Además, a medio plazo la comercializadora también pretende desembarcar en Francia y en Italia, mercados en los que ya está tramitando la obtención de la licencia preceptiva para operar en luz y gas. En cualquier caso, la compañía tiene claro que su gran crecimiento pasa por España.

“La expansión internacional no es una prioridad. La oportunidad de crecer en España es tan grande que no queremos desenfocarnos entrando en varios países a la vez”, subraya Pi. “No tenemos el síndrome de Hernán Cortes. Las compañías suelen dar el salto internacional cuando ya no pueden crecer en sus mercados de origen. Pero es que en España sólo un 4% del mercado está en manos de las comercializadoras independientes. Nuestro mercado potencial es enorme”.

Comentar ()