Economía | Empresas

El turismo inyecta a España un récord de 62.500 millones pese al frenazo de llegadas

Los ingresos por turismo de la economía acumulan ocho años consecutivos marcando máximos históricos y se han disparado en casi 20.000 millones adicionales los registros de 2011.

logo
El turismo inyecta a España un récord de 62.500 millones pese al frenazo de llegadas
Pintada contra el turismo en el Parque Güell de Barcelona.

Pintada contra el turismo en el Parque Güell de Barcelona. Efe

Resumen:

Las llegadas de turistas extranjeros a España parecen haber tocado techos. Tras cinco años consecutivos de un auténtico boom,  en 2018 la cifra de viajeros internacionales creció sólo un 1,1%, muy lejos de los fortísimos incrementos de años previos, pero por encima de la previsión del sector y del Gobierno que anticipaba un estancamiento total.

Al final, pese al frenazo, España marcó un nuevo récord de llegadas de turistas, hasta alcanzar los 82,77 millones de visitantes. Y eso a pesar de la caída de los dos mayores mercados tradicionales, Reino Unido y Alemania, que sufrieron sendos descenso e hizo que el país perdiera casi 800.000 viajeros de ambas nacionalidades en sólo un año.

El de las llegadas de viajeros extranjeros suele ser el baremo fácil que se utiliza para calibrar la marcha del sector. Pero resulta  más importante la inyección de riqueza que provocan esas llegadas: no cuántos vienen, sino cuánto gastan. Y en este ámbito España también sigue batiendo récords.

Los ingresos reales por turismo, los que efectivamente revierten en la economía de España, ascendieron el año pasado a 62.500 millones de euros, un 3,7% más que en el año anterior, según los últimos datos publicados por el Banco de España, que confirman que 2018 fue el octavo año consecutivo marcando máximos.

La balanza de pagos, la única estadística que sirve para cuantificar los ingresos reales que el turismo internacional deja en el país, muestra que en 2011 el volumen de ingresos alcanzó los 43.000 millones y desde entonces no ha dejado de crecer y se ha elevado esa cifra en casi 20.000 millones extra desde entonces (en torno a un 45% más).

Se ingresaron 42.300 millones en 2012, casi 47.200 millones en 2013, 49.000 millones en 2014, 50.900 millones en 2015, 54.500 millones en 2016, casi 60.200 millones en 2017, y hasta los 62.500 millones del año pasado. Los ingresos por turismo son medidos a efectos contables en la balanza de pagos como exportaciones del país, lo que coloca de facto al turismo como uno de mayores sectores exportaciones nacionales.

Los ingresos por turismo subieron en 2018, pero lo hicieron mucho más los gastos turísticos (esto es, lo que gastan los turistas españoles en sus viajes al extranjero). Los gastos crecen un 11,7%, hasta los 22.000 millones el pasado ejercicio. La combinación de ingresos y gastos deriva en que el sector viajes español generó un superávit de 40.500 millones, con una ligera en relación a los menos de 40.600 del año precedente.