Economía

Fridman amplía el plazo de su OPA sobre Dia tras sólo lograr una aceptación del 3%

LetterOne alarga hasta el próximo 30 de abril el periodo para que los accionistas den el visto bueno a una oferta que necesita la aceptación del 35,5% del accionariado para salir adelante

El inversor ruso Mikhail Fridman, uno de los principales accionistas de Dia.

El inversor ruso Mikhail Fridman, principal accionista del Grupo Dia.

Los accionistas de Grupo Dia tendrán hasta el próximo 30 de abril para aceptar la OPA lanzada por el empresario ruso Mikhail Fridman. LetterOne, el fondo a través del que el magnate opera en el grupo de distribución español, ha anunciado en la tarde de este miércoles la ampliación del plazo abierto desde el pasado 1 de abril y que estaba previsto que concluyera el próximo martes 23.

LetterOne justifica su decisión «para que los accionistas de Dia dispongan de más tiempo para tomar una decisión sobre la aceptación de la Oferta tras la terminación de la Semana Santa, para así maximizar la aceptación de la Oferta», según indica en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el mismo reconoce que hasta el cierre de este martes, transcurridas ya las dos primeras semanas del plazo abierto, solo había recibido la comunicación de la aceptación de unos 20,5 millones de acciones, que representan tan solo el 3,3% del capital del Grupo Dia y el 4,64% de las acciones a las que va dirigida la oferta, una vez descontado el 29% que está bajo el control del empresario ruso.

LetterOne ha subrayado en las últimas semana que no piensa elevar la oferta y que si fracasa Dia podría ir a la quiebra

La OPA lanzada por LetterOne, por la que ofrece 0,67 euros por acción, está supeditada por su aceptación por parte de al menos la mitad del capital al que va dirigida, es decir, un 35,5% de las acciones de la compañía. Desde el fondo han dejado claro en las últimas semanas que no tienen intención de elevar la oferta y han advertido que de frustrarse su propuesta el grupo podría verse abocado a la disolución, lo que, probablemente, supondría la pérdida de todo lo invertido por parte de los accionistas minoritarios.

«La situación actual de Dia es muy complicada, con descensos en las ventas que se están acelerando en términos like-for-like. Sin una inyección de capital y un cambio en el gobierno y en el liderazgo para lograr una exigente transformación, liderada por LetterOne, la viabilidad del negocio está en duda», ha advertido Stephan DuCharme, socio director de L1 Retail, la división de LetterOne que gestiona la inversión en Dia .

El grupo se encuentra inmerso en una agónica cuenta atrás, dado que actualmente solo tiene garantizada financiación hasta finales de mayo y, en el mismo plazo, debe resolver su situación patrimonial, actualmente negativa y que le abocaría, si no se resuelve, al concurso de acreedores.

La oferta de Fridman ha sido muy criticada desde algunos grupos de inversores minoritarios, por considerar que minusvalora una acción que hace apenas un año se intercambiaba a casi 4 euros por título. De hecho, en la reciente Junta de Accionistas celebrada el pasado 20 de marzo, LetterOne logró sacar adelante su propuesta sin apenas el respaldo adicional de otros accionistas.

Sin embargo, el rechazo en esa misma Junta de la propuesta de ampliación de capital del Consejo de Administración de Dia y la ausencia de alternativas al plan del empresario ruso han situado a la compañía en una situación límite, en la que el rechazo de la OPA de Fridman sumiría el futuro del negocio en la más absoluta incertidumbre.

Pese a que el Consejo ha recomendado aceptar la oferta, diversos grupos de minoritarios han recalcado su rechazo a la propuesta de Fridman

De hecho, el propio consejo de administración, dirigido por Borja de la Cierva, y que en los últimos meses había mostrado en distintas ocasiones su rechazo a la propuesta de Fridman abogaba el pasado 9 de abril por su aceptación, ante la falta de alternativas viables.

No obstante, desde diversos colectivos de accionistas minoritarios, como la Asociación de Accionistas Defensores de Dia o Western Gate, el family office del inversor Luis Amaral han seguido mostrando en los últimos días su rechazo al plan de LetterOne. Éste último, que cuenta con un 2% del capital de la compañía, animaba el pasado 10 de abril a los accionistas de Dia a rechazar la oferta, con el fin de que puedan «participar en la revalorización sujeta a la recuperación de la situación financiera de Dia».

Según defendía entonces la firma, «si no aceptan la oferta de LetterOne –o si esta fracasa– los accionistas podrán verse beneficiados en el medio plazo de una mejoría considerable del valor de sus acciones que, podría situarse en un valor por título de entre 1,53 y 3,25 euros».

Comentar ()