Economía ESTUDIO DE ATA PARA LA FUNDACIÓN MAPFRE

Uno de cada tres autónomos, dispuesto a cotizar más si mejoraran las prestaciones

logo
Uno de cada tres autónomos, dispuesto a cotizar más si mejoraran las prestaciones
Trabajador autónomo en una carpintería.

Trabajador autónomo en una carpintería. DepositPhotos

Resumen:

Un 37,9% de los autónomos se muestra perceptivo a cambiar y subir su base de cotización, según el informe «El trabajador autónomo ante la previsión social», realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), para la Fundación Mapfre.

De acuerdo con el estudio, un escaso 9,2% de los autónomos considera que las mejores prestaciones son las públicas y un 28,7% aumentaría su cotización dependiendo de las mejoras de las prestaciones públicas, lo que hace que un 37,9% del total esté dispuesto a subir su base mínima de cotización.

Sin embargo, un 38,2% de los autónomos no estaría dispuesto a subir su cotización ya que no tiene ingresos para cotizar más, además de un 13,2% que opta por contratar planes privados y desconfía de las prestaciones públicas. La contratación de protección privada también influye en esta decisión, ya que un 41,7% de los autónomos cuentan con ese servicio.

El 86% de los autónomos cotiza por la base mínima

El 86% de los autónomos cotiza por la base mínima, situada en 994,40 euros mensuales. Esta tendencia varía en función de la edad, pues de los autónomos menores de 25 años un 85,1% lo hace por el mínimo, porcentaje que se reduce al 42,6% en el caso de los mayores de 55. Del grupo de los 26 a 39 años y de 40 a 45 la tendencia cambia ya que en ambos casos más del 30% cotiza entre 1.000 y 2.000 euros.

Estas cotizaciones bajas dan lugar a problemas de prestaciones bajas ante contratiempos. Por ese motivo, se ha establecido una base mínima de cotización de 1.018,50 euros para los autónomos mayores de 47 años y de 1.214,10 euros para aquellos mayores de 50 años que sean societarios o hayan tenido más de 10 trabajadores dados de alta.

De acuerdo con el estudio, un 43,5% de los encuestados valora que la Seguridad Social ha de mejorar, lo que se suma a un 16,3% que la considera muy deficiente. De hecho, solo un 11,6% la sitúa por encima del notable. Respecto a la comparación con Europa, el 62,6% de los autónomos opina que la seguridad social española es peor que la del resto de países europeos.

En función de las distintas prestaciones públicas o privadas, la asistencia sanitaria pública es la mejor valorada, con una buena valoración por parte del 50,5% de los autónomos, seguido por la propia sanidad privada, con un 44,2%.

El cese de actividad es, sin embargo, la que menos confianza suscita, pues el 60,9% considera la prestación poco o nada eficiente. En palabras del presidente de ATA, Lorenzo Amor, «si no se cambia de aquí a finales de año, la prestación por el cese de actividad sigue siendo un fraude».