Economía

El fondo buitre con más alquileres de España quintuplica los bonus a sus directivos

Testa Residencial, con 11.000 pisos en arrendamiento y participada por Santander o Blackstone, dispara el sueldo de sus puestos directivos

logo
El fondo buitre con más alquileres de España quintuplica los bonus a sus directivos
Edificio de Testa Residencial.

Edificio de Testa Residencial.

Resumen:

El fondo Testa Residencial, la socimi propiedad de Blackstone y que más pisos alquila en España, casi quintuplicó en 2018 los sueldos de los miembros de su cúpula directiva, según se desprende de sus cuentas anuales auditadas de 2018.

La situación de la directiva de esta socimi no es la misma que en 2017. En aquella época, Testa estaba formado por 10 administradores, que recibieron un total de 745.000 euros, -738.000 en sueldos y 7.000 en primas por seguros-. Lo que supone una media de 74.500 euros de retribución por cabeza.

Un año más tarde, al cierre de 2018, la cúpula cambió. Blackstone, el mayor fondo inmobiliario del mundo, se hizo con el 80,6% del capital social de Testa y la administración pasó a estar formada tan sólo por 5 personas que aglutinaron un total de 3.563.000 millones de euros.

Testa ha disparado la rentabilidad de sus viviendas de un año para otro

En concreto, estos administradores percibieron 2.004.000 millones en ‘otros conceptos’; 1.525.000 en sueldos y 34.000 en primas por seguros. Una suma total que se traduciría en 712.600 euros por directivo. Según fuentes de Testa, el aumento de estas retribuciones se debe a la cancelación del contrato de gestión que Testa tenía con Merlín Properties y a la contratación de nuevos puestos directivos que antes no estaban.

Nueve miembros del Consejo de Administración se marcharon hace seis meses: Ignacio Moreno, Antonio Hernández Mancha, José María Xercavins, Javier Alarcó, Azucena Viñuela, un representante de Altamira Santander Real Estate, otro de Finanzas y Cartera Uno, Carlos Manzano y Cesáreo Rey-Baltar. Permanecen el consejero delegado Wolfgang Beck y Miguel Oñate, y se incorporan procedentes de Blackstone, Jean Françoisse Bossy, Diego San José y Jean-Christophe Dubois.

2018, un año de cambios

El año 2018 fue agitado para Testa: una salida a Bolsa fallida, la entrada del todopoderoso fondo Blackstone en septiembre como accionista mayoritario con el 50% y el ingreso finalmente en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Blackstone elevó su participación al 80% meses después.

Aunque la socimi redujo beneficios el ejercicio pasado con relación a 2017 (según las cuentas, el resultado neto de la sociedad dominante cayó de 70 a 63 millones de euros), la rentabilidad de la cartera de viviendas de Testa se ha disparado de un año para otro.

Para empezar, el número de pisos en propiedad de Testa se ha incrementado sobremanera; a 31 de diciembre de 2018 ascendía a 11.096 viviendas. Al cierre del año anterior el número de viviendas en propiedad era de 9.244.

Pero lo más impactante es el aumento del valor de mercado de esos miles de pisos: si al cierre de 2017 la cartera de viviendas estaba valorada en 2.276 millones de euros, en la actualidad asciende a 2.767 millones, un 21,6% más. El 60% de esta cantidad emana de los activos inmobiliarios de Testa en Madrid. Le sigue San Sebastián, Barcelona o Palma de Mallorca con el 6%, 5% y 5% respectivamente.

El grueso del negocio de Testa (95%) es la vivienda residencial, lo que refleja el calentamiento del mercado inmobiliario, especialmente en Madrid. Más del 80% de las posesiones de Testa son bloques de edificios completos. En Madrid se paga de media por una vivienda en alquiler de Testa cerca de 900 euros. Un gran porcentaje de las mismas son protegidas. Blackstone compró a través de su filial Fidere 1.860 viviendas en 2013 al Ayuntamiento de Madrid por debajo de precio de mercado según el Tribunal de Cuentas. Ana Botella era alcaldesa y la venta, hoy judicializada, se produjo con inquinos en las viviendas de protección.

Blackstone es, pues, el gran casero de España gracias a fondos como Testa Residencial, que es el que más propiedades tiene. En diciembre pasado la Junta Extraordinaria de Accionistas de Testa redujo los directivos de 11 a cinco. Los beneficios por cada miembro de la cúpula se habrían multiplicado así por 10: de 75.000 a 750.000.