Economía | Empresas

Naturgy amenaza con un duro ajuste en su filial de gas y una guerra legal contra CNMC

logo
Naturgy amenaza con un duro ajuste en su filial de gas y una guerra legal contra CNMC
El presidente de Naturgy, Francisco Reynés.

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. efe

Resumen:

Naturgy redobla su órdago contra ls recortes que prepara la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en la retribución que cobran las energéticas por sus redes de gas y de electricidad, y que pagan todos los clientes con sus recibos.

La compañía presidida por Francisco Reynés ya anunció su intención de paralizar inversiones en su red de gas, la más afectada por los recortes, a la espera de que el nuevo marco regulatorio se concrete. Y ahora ha aprovechado la presentación de sus resultados semestrales para subir el tono poniendo sobre la mesa la posibilidad de un fuerte ajuste de su negocio de distribución y amenazando con una guerra judicial contra la CNMC.

El presidente Reynes ha subrayado en una conferencia con analistas que “todas las opciones están sobre la mesa” a la espera de que sea definitivo la rebaja de la remuneración que prepara la CNMC y que de momento es sólo una propuesta. Y el ejecutivo ha destacado que se realizará un “análisis en profundidad de las futuras opciones de negocio” con su filial Nedgia, encargada de la red de distribución de gas.

Unas “futuras opciones de negocio” que, según fuentes del sector, se refieren a la puesta en marcha de un plan de reestructuración de la filial de distribución para ajustarla al nuevo marco regulatorio, que se ejecutaría en todos los ámbitos y que podría incluir un recorte de plantilla. El nuevo marco retributivo, que empezaría a aplicarse en 2021 y se prolongaría hasta 2026, abre pues la puerta a una reconversión total de la compañía.

Fuentes financieras descartan que entre esas opciones el grupo esté barajando la venta del negocio de distribución: uno, porque si se produce el hachazo en los ingresos va a ser difícil encontrar inversores interesados en la compra; dos, porque si el recorte finalmente se suaviza, Naturgy no querrá vender su negocio de distribución. Desde la propia Naturgy se prefiere no hacer comentarios sobre esas diferentes opciones de negocio que están sobre la mesa.

De momento, Reynés ha confirmado la paralización de las inversiones en Nedgia, lo que implica congelar sus actividad comercial en la distribución de gas. Pero asegura que todos los compromisos de inversión ya adquiridos se respetarán y que no se tocará la actividad de seguridad y mantenimiento en las redes.

En paralelo, Naturgy ha confirmado que trabaja “de manera prioritaria” en las alegaciones que presentará a la propuesta de recortes de la CNMC para tratar de revertirla. Y, en paralelo, ha advertido de que estudian todas las “alternativas judiciales disponibles” para emprender una guerra legal contra el supervisor.

El grupo se compromete a  “proteger los intereses de todos los ‘stakeholders’ de Nedgia, que”, según destaca la compañía, “cuenta entre sus accionistas de referencia con dos fondos de pensiones, uno alemán y otro canadiense (Allianz Capital Partners y Canada Pension Plan Investment Board)”.

Naturgy se encuentra a las puertas de una batalla que amenaza con tener un impacto millonario en sus cuentas. La CNMC ha propuesto un fuerte recorte de la retribución que reciben con cargo al recibo de todos los clientes las redes de electricidad y gas. Naturgy cuenta con la mayor red de distribución gasista de España y se perfila como uno de los principales afectados.

La CNMC apuesta por rebajar la retribución inicial de la actividad distribución de electricidad (controlada muy mayoritariamente por las grandes eléctricas Iberdrola, Endesa, Naturgy, EDP y Viesgo) en un 7%. Un recorte inferior al del 8,2% propuesto para el transporte de electricidad de Red Eléctrica, y muy por debajo de la rebaja del 17,8% para las redes de distribución de gas o del 21,8% para la red de transporte de gas de Enagás.