Economía | Empresas

El ‘azote’ de las eléctricas de la CNMC aplaza su salida en plena guerra con el sector

El director de Energía pospone hasta 2020 su salida del regulador tras conseguir plaza de alto funcionario en Tokio. Quiere dejar aprobados los recortes a las energéticas y la reforma del recibo de luz antes de dejar el organismo.

logo
El ‘azote’ de las eléctricas de la CNMC aplaza su salida en plena guerra con el sector
Sede la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC.

Sede la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC. Europa Press

Resumen:

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) va a perder a su hombre fuerte en el área de energía. Fernando Hernández Jiménez-Casquet dejará el organismo en unos meses y él es el máximo responsable de la nueva regulación del sector energético en la que trabaja el supervisor y que ha provocado un choque frontal con las compañías eléctricas y gasistas. Una nueva regulación que, además, ha de estar aprobada antes de final de año.

El director de Energía de la CNMC se ha adjudicado la codiciada plaza como consejero jefe económico y comercial en Tokio. Un puesto como alto funcionario reservado a la élite de los técnicos comerciales y economistas del Estado y al que, en principio, debía incorporarse el próximo octubre. Sin embargo, en plena guerra con las energéticas, Hernández Jiménez-Casquet ha decidido aplazar su traslado.

El jefe de Energía ha solicitado posponer la toma de posesión de su nueva plaza en Tokio hasta enero de 2020, y el Ministerio de Industria ya ha aprobado el aplazamiento, según confirman a El Independiente fuentes conocedoras de la situación. Con ello, la CNMC se asegura que su jefe de Energía estará al frente del área hasta la aprobación definitiva de las doce circulares que definirán, entre otros aspectos, la retribución que cobran las energéticas por sus redes de electricidad y gas, así como los peajes que se cargan en la factura.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia avanza en su objetivo para remover las bases de la factura eléctrica y la de gas. El supervisor ha puesto a medio sector energético en pie de guerra por defender una fuerte rebaja de lo que cobran las compañías por sus redes y ha propuesto también una rebaja de los peajes de transporte y distribución que pagan los clientes en su recibo.

La CNMC debe aprobar todas las circulares antes del 31 de diciembre de 2019. Si incumpliera ese plazo, la ley establece que los recortes que el organismo prepara a la retribución que cobran las compañías por sus redes no podrían aplicarse y se renovaría la actual remuneración tanto en electricidad como en gas durante seis años.

Los tiempos para cumplir los plazos legales son ajustados: actualmente todas las circulares están en proceso de consulta pública, la CNMC ha de estudiar las alegaciones de las empresas y los informes del Gobierno, aún debe pasar la normativa por el Consejo de Estado, y sólo después el consejo de la CNMC podrá aprobar definitivamente la nueva regulación. Cualquier dilación pondría en peligro las reformas, de ahí la importancia de que el director de Energía de la CNMC se mantenga en su cargo hasta final de año.

El Ministerio para la Transición Ecológica, comandado por Teresa Ribera, entiende que alguna de las circulares invade competencias que corresponden en exclusiva al Gobierno o no cumplen con las directrices de política energética marcadas por el Ejecutivo. El Ministerio convocará una comisión bilateral con la CNMC para intentar una solución pactada a esta situación. Pero, según la normativa, incluso si no hay acuerdo con el Gobierno la CNMC puede aprobar la nueva regulación por tratarse de una potestad propia.

El director de Energía es un auténtico puntal de la acción de la CNMC. Hernández ha sido máximo responsable de la ofensiva contra las malas prácticas comerciales y operativas de las eléctricas, con varias multas a las compañías por incumplimientos con los clientes, con el lanzamiento incluso de una alerta pública advirtiendo a los consumidores de los trucos de las compañías, enviando ‘espías’ para conocer cómo comercializan sus ofertas las eléctricas…

Hernández Jiménez-Casquet ha liderado durante los últimos años la batalla emprendida por la CNMC para recuperar las competencias en materia energética que le arrebató el Gobierno de Mariano Rajoy. Tras varios recursos en los tribunales españoles y con Bruselas amenazando con denunciar a España ante el Tribunal de la UE por la negativa del Ejecutivo a devolver esas funciones al supervisor, ha sido el Gobierno de Pedro Sánchez el que finalmente ha cedido las competencias. El próximo año la CNMC controlará una parte sustancial de los cargos que se incluyen en el recibo de la luz.