Economía | Empresas

Las grandes eléctricas cambian de nombre: 11 millones de clientes tienen ‘nueva’ compañía

Los grandes grupos energéticos, forzados por la CNMC, han tenido que cambiar la marca  y el logotipo de las filiales con las que ofrecen la tarifa de luz regulada para no confundir a los clientes.

logo
Las grandes eléctricas cambian de nombre: 11 millones de clientes tienen ‘nueva’ compañía
Factura del suministro de electricidad.

Factura del suministro de electricidad. ep

Resumen:

Las grandes eléctricas se han visto obligadas a dar un vuelco a su imagen comercial. Los principales grupos energéticos del país han tenido que cambiar los nombres y los logotipos de varias de sus grandes filiales para no confundir a los clientes y que éstos puedan diferenciar claramente en todo momento con cuál de ellas está tratando, si con la que ofrece tarifa regulada, con la de precio libre o con la distribuidora de la compañía.

La Comisión Nacional de los Mercado y de la Competencia (CNMC) aprobó el año pasado una resolución jurídicamente vinculante –de obligado cumplimiento para las compañías- que exigía hacer modificaciones en su imagen a las cinco grandes: Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y ahora también Repsol tras comprar gran parte de los activos de la eléctrica Viesgo.

El proceso de esta renovación de las marcas y de los logotipos ya se a completado. Las grandes eléctricas han optado por cambiar el nombre de las comercializadoras con las que ofrecen la tarifa regulada, denominada oficialmente Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC).

En el mercado español más de 11 millones de pequeños clientes tienen contratada este tipo de tarifa (en la que casi la mitad del recibo se fija cada hora por los vaivenes del mercado eléctrico) y son ellos los que ahora tienen nueva compañía, y las facturas de luz les llegarán ahora con otra denominación y otra marca.

Para los millones de clientes adscritos al PVPC, Endesa ha pasado a denominarse Energía XXI; la filial de tarifa regulada de Iberdrola se llama Curenergía; Naturgy opera en este mercado como Comercializadora Regulada Gas & Power; EDP ha pasado a ser Baser; y Repsol ofrece la tarifa regulada de luz bajo la marca Régsiti. En paralelo, CHC es ahora Comercializador de Referencia Energético, y la Empresa Alumbrado Eléctrico de Ceuta pasa a operar como Energía Ceuta XXI, según los registros de las nuevas marcas de la CNMC.

Las grandes eléctricas ofrecerán, además, las tarifas del mercado libre (con las que las compañías fijan un precio que los clientes aceptan libremente, y que casi siempre es más caro que el PVPC) con las marcas más reconocibles: Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Repsol. Las tarifas del mercado libre cuentan con casi 18,5 millones de clientes, sumando los domésticos, las pymes y los industriales.

Los grandes grupos eléctricos cuentan con compañías que se dedican a la distribución de energía (las que gestionan las redes que llevan la electricidad hasta la puerta de las casas) y otras que son comercializadoras (las que suministran la luz directamente al cliente). Y entre estas últimas, unas ofrecen la tarifa de la luz regulada y otras venden tarifas del mercado libre.

Más de la mitad de los clientes no conoce la diferencia entre distribuidora y comercializadora, y en torno a un 80% de los usuarios no sabe si tiene contratada la tarifa regulada o una tarifa del mercado libre. Y el hecho de que las grandes eléctricas utilizaran hasta ahora el nombre del grupo para todas sus filiales hacía que los clientes tuvieran más difícil distinguir a qué se dedicaban cada una de ellas.

Según sospecha la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), los grandes grupos se valen de la primera de las confusiones para tener muchos más clientes en aquellas zonas en que se encargan de las redes de distribución (que se gestionan en régimen de monopolio natural, dividida la explotación por zonas). Y, en el segundo caso, las eléctricas se estarían aprovechando para trasvasar clientes de la tarifa regulada hacia las tarifas del mercado libre, que son más caras y más rentables para las compañías.

Las grandes eléctricas también han cambiado la denominación comercial de sus filiales de distribución. La red de Endesa ahora se llama e-distribución; la de Iberdrola, I-DE; la de Naturgy es UFD (Unión Fenosa Distribución); y EDP opera como E-Redes.