Economía | Empresas CAMBIOS EN LA DIRECCIÓN DEL GRUPO FERROVIARIO

Renfe revoluciona toda su organización antes de la llegada de los AVE privados

El grupo independiza en diferentes áreas los negocios del AVE, el nuevo AVE ‘low cost’ y las líneas subvencionadas de servicio público. Cesa al director del área de Mercancías por la mala marcha del negocio.

logo
Renfe revoluciona toda su organización antes de la llegada de los AVE privados
Un tren de AVE de Renfe.

Un tren de AVE de Renfe. ep

Resumen:

Revolución en la organización interna de Renfe. El comité de dirección del grupo ha aprobado este martes una reestructuración organizativa en profundidad de varios de sus áreas de actividad para prepararse para la liberalización que viene en el transporte ferroviario con la entrada de rivales privados y para la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio.

El grupo acomete un cambio en la estructura de Renfe Viajeros para independizar sus diferentes negocios. La compañía crea tres áreas de negocio diferenciadas dentro de su división de Viajeros, cada una con su propia dirección, con su cuenta de resultados separada, con una alta autonomía de gestión y con una planificación separada del resto de áreas.

Renfe Viajeros contará con un área de Alta Velocidad y Otros Servicios Comerciales (que integra las líneas de AVE y las de larga y media distancia); otra de Cercanías y Otros Servicios Públicos (que agrupa las líneas subvencionadas por su obligación de servicio público); y una tercera de Nuevos Productos y Operaciones Internacionales (en la que se integrará el nuevo AVE low cost que prepara el grupo y las rutas de mercados internacionales abiertos).

“Ante  la inminente liberalización del transporte de viajeros por ferrocarril a partir de diciembre de 2020, Renfe Viajeros necesita perfeccionar su estructura organizativa”, dice la compañía en una nota interna a la que ha tenido acceso El Independiente. Una reorganización “tanto para hacer frente de la manera más eficiente posible a las empresas competidoras que entren en el mercado, como para adaptarse a las recomendaciones de los diferentes organismos públicos dirigidas a impulsar la apertura del sector y la ejecución de las líneas establecidas en el Plan Estratégico del Grupo Renfe 2019-2023.

De hecho, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó hace unas semanas un estudio sobre la liberalización del transporte de viajeros por ferrocarril, en el que recomienda garantizar la separación efectiva de los servicios comerciales y los de Obligaciones de Servicios Público (OSP), tanto en su contabilidad como en la organización y sus operaciones.

Renfe como director del Área de Nuevos Productos a Félix Martín Merino, hasta ahora gerente del proyecto EVA, el AVE de bajo coste que lanzará la compañía; el responsable del Área de Cercanías será José Enrique Cortina, que era director de Servicio Público; y al frente del Área de Alta Velocidad y Otros Servicios Comerciales estará Sonia Araujo, que era directora de Seguimiento de Negocios y Transformación Digital de la compañía.

En paralelo, el comité de dirección del Grupo Renfe también ha modificado la organización de la Dirección General de Desarrollo y Estrategia para unificar las diferentes áreas que hasta ahora se encargaban de proyectos internacionales. La compañía fusiona en una sola las antiguas direcciones de Internacional y de Prospección de Proyección de Proyectos Internacionales, y estará comandada por María Luisa Poncela.

Cese del director general de Mercancías

Asimismo, Renfe ha apostado por un cambio en la dirección de su negocio de Mercancías. Lastrado por los números rojos y sin perspectiva de cumplir el plan de negocio que prometía beneficios este año, Renfe ha aprobado el cese de Abelardo Carrillo como director general de Mercancías y su sustitución por Carmen Rincón.

El comité de dirección del grupo ferroviario, reunido este martes, ha aprobado colocar como máxima responsable de Mercancías a la que hasta ahora era directora de Control de Compras de esta área. Abelardo Carrillo, tras más de tres décadas en la compañía, habría comunicado su intención de abandonarla en los próximos meses. Hasta entonces, Carrillo se mantendrá como asesor del presidente de Renfe, Isaías Taboas.

El objetivo que se había marcado Renfe Mercancías era conseguir volver a ser rentable este mismo año, después de varios ejercicios en números rojos. Un objetivo que parece inalcanzable después de que el área empeorara un 31% sus pérdidas en los primeros seis meses del año, con unos números rojos de 11,7 millones en seis meses.