Economía | Empresas

La quiebra de Thomas Cook deja un agujero de más de 200 millones a hoteles españoles

La patronal hotelera Cehat exige al Gobierno medidas urgentes para frenar el impacto de la desaparición del gigante turístico y reclama una fuerte rebaja de tasas aéreas para que otras aerolíneas cubran el hueco que deja.

logo
La quiebra de Thomas Cook deja un agujero de más de 200 millones a hoteles españoles

Resumen:

La quiebra de Thomas Cook va a dejar un roto millonario en el sector turístico español. El grupo, segundo mayor operador turístico del planeta, ha confirmado el cese de sus operaciones y entre los grandes damnificados de la suspensión de pagos van a estar los hoteleros españoles.

Y es que Thomas Cook acumula una deuda con establecimientos repartidos por toda España que supera los 200 millones de euros, según apuntan a El Independiente varias fuentes del sector turístico nacional, que alertan del duro impacto que puede tener este agujero en las cuentas de algunas compañías.

Son centenares de cadenas pequeñas, medianas y grandes que puede quedarse sin cobrar deudas que va desde unos pocos miles de euros hasta varios millones por las noches de hotel vendidas durante esta temporada de verano y que se cobran en un plazo de entre 45 y 80 días de retraso, según los casos.

La patronal hotelera Cehat asegura que aún no puede confirmar esa cifra adeudada por el touroperador a establecimientos españoles, pero asegura que está recopilando la información entre las diferentes asociaciones hoteleras regionales y que en unos días dispondrán de datos concretos sobre el agujero que deja Thomas Cook.

Miles de establecimientos concentran su actividad en la venta de sus habitaciones a touroperadores internacionales, con TUI y la ya quebrada Thomas Cook como principales actores de esta actividad. Las zonas más afectadas por el enorme peso de los operadores internacionales son los destinos de sol y playa, especialmente Canarias y Baleares.

Los establecimientos no sólo sufrirán el parón de la actividad, sino también esos impagos por más de 200 millones de euros por las reservas aún no abonadas por Thomas Cook, aunque en las últimas temporadas muchas cadenas hoteleras exigían el pago por adelanto u otras garantías ante la inestabilidad financiera de la compañía.

Desde la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), un lobby que agrupa a una treintena de las principales empresas turísticas del país, se apunta que Thomas Cook ha dejado unos 200 millones de euros con todo el sector. El 60% le correspondería a hoteles, y el resto a empresas de autocares, de oferta complementaria o de alquiler de coches, informa Efe.

Rebajar tasas para no perder vuelos

Desde la patronal hotelera se reclama al Gobierno que tome medidas urgentes para paliar el golpe que para el sector supone la quiebra de Thomas Cook. “El turismo español nunca se había encontrado con una situación tan grave como la que puede provocar en los próximos meses y el próximo año la desaparición de Thomas Cook”, sentencia Joan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat).

En este sentido, desde Cehat se muestran especialmente preocupados por los problemas de conectividad aérea que va a provocar en algunos destinos, muy especialmente Canarias, por el cese de operaciones de Thomas Cook, que cuenta con tres aerolíneas integradas en su holding.

En este sentido, la patronal hotelera reclama al Ministerio de Fomento y a Aena que apliquen de manera urgente una fuerte rebaja de las tasas aéreas –“de entre el 30 o el 40%”, propone Molas- para que otras aerolíneas cubran el hueco que va a dejar Thomas Cook en los aeropuertos de Canarias, que durante el invierno registra una de sus temporadas altas de afluencia de turistas europeos.

“Lo más importante ahora es garantizar la conectividad aérea. Sin aviones, los turistas no llegan. La situación es grave para Canarias de manera inmediata, ahora que arranca la temporada inverna. Y también hay que abordar el problema de Baleares o la Costa del Sol para el próximo año”, subraya el presidente de Cehat.

Desde otras organizaciones van más allá de la propuesta de Cehat. Exceltur, el lobby que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país, reclaman que la rebaja de tasas aéreas sea al menos del 50%. Y las patronales hoteleras españolas piden que Aena directamente no cobre tasas aéreas a los vuelos del archipiélago y que el Gobierno aplique una rebaja a las cotizaciones de la Seguridad Social de empresas turísticas canarias.

Siete millones de viajes, en el aire

La bancarrota del touroperador deja en el aire hasta siete millones de viajes hacia destinos españoles al año. El año pasado las tres aerolíneas integradas en el grupo Thomas Cook transportaron hacia España un total de 3,6 millones de viajeros, según los registros de Aena. Condor trajo casi 1,7 millones de viajeros, Thomas Cook Airlines transportó hacia aeropuestos españoles 1,3 millones y Thomas Cook Airlines Scandinav trasladó otros 621.500 millones de pasajeros.

A estos 3,6 millones de pasajeros transportados por las aerolíneas de Thomas Cook hay que sumar otros varios millones más de viajeros que el gigante turístico traía a destinos españoles. Según varias fuentes del sector, entre seis y siete millones de turistas venían a España a través de Thomas Cook, tanto con paquetes completos y sus propias aerolíneas, como a través de viajes vendidos a través de otras agencias online y que utilizaban otras compañías aéreas.

En lo que va de año las tres aerolíneas del grupo ahora en concurso de acreedores han transportado a España casi 2,4 millones de viajeros, singularmente desde Reino Unido, Alemania y países nórdicos. La alemana Condor ha confirmado que, pese a la quiebra de su matriz, mantendrá sus operaciones y seguirá volando, pero sin atender las reservas de viajes realizadas a través de agencias Thomas Cook.

Comentar ()