Economía | Empresas FRENAZO DEL SECTOR AÉREO EN ESPAÑA

Golpe al turismo en Canarias: aerolíneas recortan 1,3 millones de plazas para su temporada alta

Los aeropuertos españoles sufren un parón de la programación en invierno tras años de subidas en plena crisis por Thomas Cook y la espantada de Ryanair. Mallorca también pierde 452.000 asientos.

logo
Golpe al turismo en Canarias: aerolíneas recortan 1,3 millones de plazas para su temporada alta
Vuelos cancelados y con retrasos.

Vuelos cancelados y con retrasos.

Resumen:

Canarias arranca ahora la que es su verdadera temporada alta. Mientras en el resto de España el sol y playa empieza a echar el cierre o al menos a ir sólo al tran tran, el turismo del archipiélago concentra en los meses de otoño e invierno una parte sustancial de su negocio. Pero este año pintan bastos.

Y es que Canarias -totalmente dependiente de la conectividad aérea para mantener su turismo por razones geográficas obvias- se prepara para un mal invierno con la confianza de las compañías aéreas en horas bajas.

La quiebra del gigante turístico Thomas Cook, la espantada de Ryanair con el cierre en enero de tres bases de operaciones en Canarias y la recuperación de destinos rivales del Mediterráneo como Túnez y Egipto se convierten en una combinación que provoca un zarpazo en las operaciones en Canarias.

Las aerolíneas van a reducir su programación de vuelos en los aeropuerto canarios para esta temporada de invierno, entre el 27 de octubre y hasta el 28 de marzo, con un duro recorte de 1,3 millones de asientos menos en sus vuelos. Las aerolíneas han programado 22,6 millones de plazas, un 5,5% menos que el año pasado, con recortes de su oferta en cinco de los ocho aeropuertos del archipiélago, según datos de Aena. En total son 785 rutas hacia destinos nacionales e internacionales.

A pesar de la caída de la oferta de asientos, Aena subraya que los 22,6 millones de plazas programadas para este ejercicio supera la cifra real de pasajeros registrados en la temporada de invierno del pasado año (con un total de 19,86 viajeros).

Además, el gestor de los aeropuertos reconoce la “volatilidad” que ha provocado en la programación la quiebra de Thomas Cook, pero otras aerolíneas han conseguido cubrir el 74% de los asientos previstos por el gigante desaparecido. Aún así, en conjunto se pierden 1,3 millones de asientos en vuelos hacia y desde Canarias.

El aeropuerto de Gran Canaria, con más de 7,1 millones de plazas programadas, pierde un 4,7% de su oferta (350.000 asientos menos); Tenerife Sur tendrá 5,4 millones de plazas, un 8,3% menos (480.00 asientos menos); Lanzarote contará con 3,3 millones de plazas programadas, un 9,6% menos (350.000 plazas abajo); Fuertventura cuenta con 2,7 millones de asientos, un 6,2% menos (190.000 plazas menos); y La Palma pierde un 5% de la oferta, hasta 842.000 asientos (44.300 menos).

El pequeño aeropuerto de La Gomera empata y mantiene prácticamente intactas sus algo más de 44.000 asientos para los meses de invierno. Los aeropuertos canarios que aumentan su oferta aérea son sólo Tenerife Norte, con 3 millones de plazas, un 3,3% más (en torno a 100.000 plazas adicionales); y El Hierro, con 148.000 asientos, un 8,6% más (con un extra de 11.700 plazas).

Mallorca, 452.000 plazas menos

El conjunto de la red de aeropuertos de Aena sufre un estancamiento de cara a la próxima temporada de invierno, con un leve crecimiento del 0,5% de la oferta, hasta los 113,2 millones de plazas programadas por todas las compañías aéreas que operan en el país. Un parón que se produce después del fortísimo incremento del que presumió Aena el año pasado, con un aumento de casi el 11% de los asientos en la pasada temporada invernal.

Los dos gigantes de la red aeroportuaria de España crecerán este invierno, con Madrid-Barajas ofertando más de 30,1 millones de plazas (un 3,1% más) y con Barcelona-El Prat superado los 23,3 millones de asientos ofertados (un 4,4% más). Sin embargo, otros grandes aeropuertos españoles sufren zarpazos importantes.

Es el caso de Málaga, con 6,8 millones de plazas, un 2,3% menos que hace un año. Y también, y sobre todo, de Palma de Mallorca, que con 6,4 millones de asientos sufre un retroceso del 6,6%. La capital balear pierde 452.000 plazas aéreas este año, también golpeada por la quiebra de Thomas Cook.

Comentar ()