Economía | Empresas ULTIMA SU SALTO AL MERCADO CONTINUO

Grenergy planea ventas de parques solares y eólicos para financiar su expansión

La compañía de renovables ya ha traspasado por 270 millones plantas de renovables con una potencia de 280 MW y su estrategia es ir poniendo en el mercado para su venta otras instalaciones con unos 3.000 MW.

logo
Grenergy planea ventas de parques solares y eólicos para financiar su expansión
Una planta fotovoltaica de la compañía Grenergy.

Una planta fotovoltaica de la compañía Grenergy. Grenergy

Resumen:

Grenergy se dispone a protagonizar el único salto al mercado de la Bolsa española de este año. El grupo de energías renovables ultima su salto del Mercado Alternativo Bursátil (MAB) al Mercado Continuo, que se producirá en las próximas semanas. Lo hace después de haber más que triplicado su capitalización desde que se estrenó en el MAB en 2015 y tras haber disparado su valor un 50% en lo que va de año (hasta cerca de los 200 millones de euros).

La compañía se ha embarcado en un ambicioso plan de expansión para ganar negocio tanto en España como en Latinoamérica, donde tiene presencia muy especialmente en Chile, pero también en Colombia, Perú, Argentina y México.

Grenergy cuenta actualmente con proyectos, sobre todo fotovoltaicos pero también eólicos, con una potencia conjunta de más de 4.100 megavatios (MW), después de sumar más de 1.600 MW adicionales sólo en la primera mitad de este año.  Y el grupo planea seguir incorporando nuevos proyectos y plantarse en los 5.000 MW en 2020.

La empresa ha puesto en marcha una política de rotación de activos para financiar el crecimiento, sin endeudarse en exceso y sin tener necesidad de realizar ampliaciones de capital (el salto al Mercado Continuo se realizará, de hecho, sin ampliar capital).

Los planes de Grenergy pasan por quedarse en propiedad sólo unos 1.300 MW de la cartera de proyectos con que cuenta actualmente, según confirman fuentes de la compañía. Así que en los próximos años el grupo puede poner a la venta entre 2.800 MW (teniendo en cuenta la actual cartera) y 3.700 MW (contando la nueva potencia que prevé incorporar el próximo año).

La inyección de fondos a la que puede optar Grenergy si ejecuta esas desinversiones puede ser milmillonaria. En el último año y medio la compañía ha vendido instalaciones con 280 MW y ha obtenido unos ingresos de más de 300 millones de dólares (unos 270 millones de euros).

Con los 1.300 MW que mantendría en propiedad y explotaría en solitario, Grenergy pretende garantizarse ingresos regulares y recurrentes. Y con las desinversiones en otros proyectos (con el objetivo de vender la propiedad pero mantenerse como operador de las plantas) la compañía consigue liquidez para seguir financiando el crecimiento y la construcción de las plantas. “El objetivo es seguir creciendo. Tiene sentido seguir con la rotación de activos para financiar la construcción de proyectos e incorporar otros nuevos, al tiempo que se diversifican riesgos”, apuntan desde el grupo.

Tradicionalmente, los inversores venían comprando instalaciones renovables que ya estaban en construcción u operativas (en una suerte de proyectos llave en mano). Ahora muchas operaciones de compra son proyectos aún en desarrollo.

De los más de 4.100 MW en cartera, Grenergy tiene ya funcionando sólo 24 MW, y cuenta con plantas de 138 MW tanto fotovoltaicas como eólicas ya en su última fase de construcción con el objertivo de tenerlas en marcha este año; otros 450 MW con toda la fase administrativa ya finalizada y en vías de empezar a construirse; y 895 MW en una fase avanzada de los trámites administrativos.