BBVA registró un beneficio neto de 3.667 millones de euros durante los nueve primeros meses de este año, lo que supone un descenso del 15,2% respecto al mismo periodo de un año antes, que incluía el resultado de operaciones corporativas generado por las plusvalías de la venta de BBVA Chile.

Si se excluye la plusvalía generada por la venta de BBVA Chile en julio de 2018, el resultado atribuido mejora ligeramente el del mismo período del año anterior, con un crecimiento del 1,2% que se reduce al 0,5% si se deja al margen el impacto de las divisas.

En el tercer trimestre de este año, el beneficio atribuido de BBVA fue de 1.225 millones de euros, un 6,1% más frente al mismo trimestre del año pasado, excluyendo operaciones corporativas, es decir las plusvalías por por la venta del negocio en Chile.

«El buen comportamiento de las comisiones y, sobre todo, la mejor evolución de los resultados de operaciones financieras (ROF) en el trimestre explican este incremento», ha destacado el banco.

Si se excluye la plusvalía por la venta en 2018 de BBVA Chile, el resultado mejora un 1,2%

El margen bruto mostró un crecimiento interanual del 3,8%, apoyado en la favorable evolución del margen de intereses y, en menor grado, en el crecimiento de las comisiones netas, mientras que el margen de intereses avanzó un 5,2% en términos interanuales y un 1,3% con respecto al trimestre anterior.

Por áreas de negocio, destaca la evolución interanual de México, América del Sur y Turquía.

Las comisiones netas acumuladas también registraron una evolución positiva del 2,9% interanual, influidas por su adecuada diversificación. En el tercer trimestre crecieron un 2,8%.

Así, los ingresos de carácter más recurrente (margen de intereses más comisiones netas) registraron un incremento interanual del 4,7% (+1,7% en el trimestre).