Economía | Empresas

Vodafone se entrega a las ofertas ‘low cost’ para cerrar la sangría de clientes por el fútbol

logo
Vodafone se entrega a las ofertas ‘low cost’ para cerrar la sangría de clientes por el fútbol
Los jugadores del Atlético de Madrid celebran un gol.

Los jugadores del Atlético de Madrid celebran un gol. efe

Resumen:

Vodafone aún está en plena reinvención en España. En el último año ha retirado el sacrosanto fútbol de su oferta en televisión de pago, ha revolucionado sus productos (apuesta por las tarifas sin límite de consumo de datos, apuesta por las series y el cine…), ha relanzado al máximo su marca de bajo coste Lowi, ha reorganizado internamente la compañía tras un ERE que hizo salir a uno de cada cinco empleados en España, ha lanzado antes que nadie servicios 5G (al menos lo que da de sí hasta ahora la nueva tecnología), ha ampliado los acuerdos con Orange para compartir redes… Reinvención integral.

Una revolución que la compañía está sufriendo en sus cuentas, con menos rentabilidad y menos ingresos. En el primer semestre de su año fiscal (de abril a septiembre), registró unas pérdidas operativas de 161 millones de euros, casi un 60% peores que en el año anterior; el ebitda ajustado se quedó en 460 millones, un 13% menos; y los ingresos fueron de 2.161 millones, un 10,2% menos.

Desde el cuartel general de Vodafone en España se insiste, no obstante, en que el segundo trimestre de este año ha supuesto un punto de inflexión. Mientras que en los trimestres anteriores las tasas de caída de todos los parámetros no dejaban de empeorar, en este último trimestre los ingresos siguen cayendo… pero menos.

Puede saber a poco, pero para el presidente y consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, es la muestra de que “se empiezan a ver los resultados de la estrategia puesta en marcha”. E incluso insiste en que es el primer paso para volver al crecimiento (no precisa cuándo, pero augura que sucederá). “Hay un cambio de tendencia. Nuestro objetivo es volver a crecer, tanto en ingresos como en ebitda. Crecer pronto, no dentro de cinco años. No hay futuro sin crecimiento”, sentencia en un encuentro con la prensa.

La decisión de Vodafone, en el verano del año pasado, de dejar de emitir fútbol en su televisión de pago revolucionó el sector y desató una agresiva guerra comercial entre las operadoras. Entre un verano y otro, entre el inicio de una temporada futbolística y otra, Vodafone perdió 448.000 líneas de móvil como fruto de la estampida de clientes.

Vodafone da por cerrada la sangría y presume de que en el último trimestre vuelve a ganar clientes. Durante los meses de verano, cuando las telecos lanzan la batalla crucial por los clientes que quieren fútbol en televisión, Vodafone ha ganado 66.000 clientes de móviles (hasta 13,57 millones); tiene 26.000 clientes más de fibra (hasta 2,88 millones); y también gana 20.000 clientes de televisión (hasta 1,3 millones).

La gran sangría de clientes se produjo el año pasado, cuando Vodafone TV dejó de emitir El Partidazo y la Champions, y este año ha sido muy menor al dejar de retransmitir los ocho partidos de Liga por jornada que aún mantenía. “El problema de la pérdida de clientes por el fútbol ya es cosa del pasado. El impacto de de este año ha sido despreciable. La decisión ha sido positivia, y los resultados de los próximos trimestres nos darán la razón”.

Coimbra mantiene, un año después, que seguir con el fútbol en su plataforma de TV era una ruina, imposible de rentabilizar por una regulación que le penalizaba en relación a sus rivales Movistar y Orange (la factura de los derechos del fútbol se reparte en función del número total de abonados de TV y de los que contratan el fútbol). Según sus estimaciones, este año Vodafone habría tenido que pagar 330 millones de euros por los derechos del fútbol y los ingresos no habrían superado los 300 millones. “Nuestra dependencia del fútbol ya no existe. Seguiremos en esta senda. Seguiremos mejorando”.

Sin embargo, la compañía admite que una vez superado el agujero del fútbol, el crecimiento en clientes de los últimos meses se debe al fuerte crecimiento de su marca da bajo coste Lowi y no a la de su marca premium Vodafone (que ofrece los productos de más valor añadido, más caros y también más rentables). Lowi crece, crece mucho, mientras que Vodafone se resiente y el ingreso medio por cada cliente (arpu) cae en España, según reconoce el Grupo Vodafone en su presentación de resultados en la Bolsa de Londres.

“En España el mercado low-end está creciendo mucho más que el mercado premium. Y Lowi es la marca del segmento low-end que más crece”, analiza el consejero delegado de Vodafone España. “Crecemos en el segmento low y no en el premium. Nuestro objetivo es estabilizarnos en el mercado premium”, reconoce.

20 ciudades españolas con 5G

En paralelo, el consejero delegado de Vodafone España ha adelantado que en «los próximos meses» la compañía ampliará su red de 5G a cinco nuevas ciudades españolas, que se suman a las 15 en las que la operadora lleva ofreciendo la nueva tecnología móvil desde el pasado mes de junio.

Coimbra no desvela aún los nombres de esas nuevas cinco ciudades y subraya que su prioridad es reforzar su red en las 15 ciudades en que ya está presente, donde hay una cobertura media del 50%, porque su intención es mejorar la experiencia de los muchos miles de clientes que ya se conectan a ellas.

Por otro lado, también ha incidido en que Vodafone está trabajando mucho más en el entorno de empresas que en particulares en cuanto a 5G, como refleja que haya llevado a cabo 32 casos de usos para empresas de ocho sectores, como agricultura, salud o industria, y con la colaboración de 29 partners.

Comentar ()