Economía | Empresas

Botín avisa de que sin normas claras será difícil que la banca financie proyectos verdes

Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander. efe

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha advertido hoy de que será «difícil» que la banca financie proyectos relacionados con el cambio climático si no existen unas normas claras que especifiquen qué se puede considerar inversiones «verdes».

Botín ha dicho esto durante la Cumbre del Clima, en un panel sobre cómo movilizar la inversión privada para cumplir con el Acuerdo de París, que también ha contado con la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño; el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, y el presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Werner Hoyer.

La presidenta del Santander también ha aprovechado para pedir un mayor reconocimiento a las entidades que hacen inversiones sostenibles por parte de las empresas y de los inversores, para que no se les juzgue únicamente por sus últimos resultados trimestrales, como ocurre ahora.

También se ha referido a la experiencia del Santander en la financiación de energías renovables, porque el Gobierno apostó por la energía verde hace más de una década y ofreció incentivos a las entidades, que tienen accionistas y deben darles dividendos.

Botín ha recordado que también tendrá que haber un periodo de transición hacia la financiación sostenible y ha puesto como ejemplo a Polonia, donde la entidad tiene una importante presencia y cuya economía se basa en gran parte en el carbón, que no se puede abandonar de la noche a la mañana porque hay que pensar en las consecuencias que tendría para la sociedad polaca.

En el mismo foro de debate, la ministra Calviño ha pedido claridad en el concepto de lo que es «verde» para proporcionar así seguridad a los inversores. «Los inversores necesitan saber qué es verde y que no lo es», ha dicho Calviño, que en su intervención también ha destacado que se necesita tanto inversión pública como privada en los aspectos relacionados con el cambio climático.

Según los cálculos de Calviño, se necesitarán 236.000 millones de euros en los próximos diez años de financiación pública y privada para afrontar todos los desafíos que se presentarán respecto al cambio climático.

Un mensaje que también ha lanzado el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, que ha asegurado que se necesitan grandes cantidades de fondos, especialmente del sector privado, para cumplir con los compromisos de París, por lo que ha pedido un estándar común de la Unión Europea para las inversiones ecológicas.

En su intervención, Dombrovskis ha enumerado el conjunto de iniciativas que la Comisión Europea analiza en el ámbito del cambio climático y ha asegurado que en términos de dinero público, al menos el 25 % del próximo presupuesto a largo plazo de la Unión Europea contribuirá a los objetivos climáticos.

Al respecto, ha añadido que la Comisión Europea trabaja en el pilar de inversión del Acuerdo Verde, el Plan de Inversión de Europa Sostenible, para generar un billón de euros en inversión durante la próxima década.

«Y también trabajaré con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para que al menos la mitad de su financiamiento se dedique a la acción climática para 2025». «Eso es el doble que hoy», ha indicado Dombrovskis, que ha asegurado que en el tercer trimestre de 2020 presentará una estrategia de financiación verde actualizada para el sector privado, para que desempeñe su papel en la transición.

En la inauguración del foro, el precandidato demócrata y multimillonario empresario estadounidense Michael Bloomberg ha afirmado que si gana los comicios, una de sus primeras acciones como presidente de EE.UU. será volver a firmar el Acuerdo de París y aumentar el compromiso del país para reducir las emisiones.

Comentar ()