Economía | Empresas

Taxis y Uber con un solo pasajero y entrar al autobús por la puerta de atrás, nuevas medidas contra el virus

Autobuses de la EMT aparcados en una de las cocheras de Transporte Municipal de Madrid. EUROPA PRESS

El Gobierno sigue reforzando las medidas para prevenir contagios de coronavirus. El Ministerio de Transportes publica hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una orden ministerial con nuevas restricciones en los transportes públicos, más precisas y en nuevos ámbitos, contra la propagación del virus.

Entre las nuevas medidas el Ejecutivo impone que los usuarios que cojan un autobús –siempre por causas de fuerza mayor y en caso de ser inaplazable- han de hacer entrando al vehículo por la puerta trasera, para reforzar la protección tanto del conductor como del pasajero. Se establecen excepciones a la norma, permitiendo subir al autobús por la puerta delantera si se va a comprar el billete dentro o si el conductor está protegido por una mampara.

Asimismo, la fila de asientos inmediatamente posterior al puesto del conductor deberá quedar siempre vacía y las compañías que prestan el servicio de autobús deberán sólo poner en venta o permitir el acceso al vehículo como máximo a un tercio de la capacidad máxima de plazas de viajeros, para garantizar la máxima separación posible entre ellos. Y siempre que sea posible, los dispositivos para abrir y cerrar puertas del autobús serán accionados por el conductor y así evitar que sean activados por los viajeros.

Por otro lado, el Gobierno también impone que los taxis y los coches con licencia VTC, las que utilizan los vehículos adscritos a plataformas como Uber o Cabify, sólo pueden ser utilizados por un único viajero. Viajes individuales para que respetar la separación entre personas para evitar contagios. No obstante, se permite coger taxis y VTC a varios viajeros de manera simultánea si es para acompañar a personas con discapacidad, a menores, a personas con necesidades especiales u otras circunstancias suficientemente justificadas.

Además, el Gobierno permite la apertura de establecimientos dedicados al arrendamiento de vehículos sin conductor (rent a car) destinados al uso profesional de transportistas de mercancías. La apertura de estos centros si es de vehículos para uso particular sólo estará permitida para permitir la devolución de los coches.

Comentar ()