Economía | Empresas

Enagás mantiene su previsión de beneficio de 2020 y los dividendos pese a la pandemia

La sede de Enagás en Madrid.

La sede de Enagás en Madrid. ep

Enagás mantiene su hoja de ruta para este año pese al terremoto económico por la pandemia de coronavirus. El grupo, gestor del sistema gasista español y de la red de gasoductos, ratifica sus objetivos para este 2020 a pesar de la crisis: mantiene su previsión de beneficios y deja intacto el reparto de dividendos.

La previsión de la compañía para este año era, es, alcanzar un beneficio de 440 millones de euros, un 4,1% más que el año pasado. Enagas subraya que, al menos no de momento, no ha detectado problemas en su negocio principal nacional ni en sus compañías internacionales. “No se han evidenciado impactos por la situación de Covid-19 a registrar en los estados financieros del primer trimestre de 2020. No obstante, el grupo sigue monitorizando de forma continua la evaluación de esta situación”, apunta la compañía.

Ante esta situación, la compañía mantiene su plan de reparto de dividendos. Enagás había comprometido una retribución de 1,68 euros por acción, un 5% por encima del dividendo pagado a cargo de las cuentas de 2019. La dirección de la compañía ha decidido no tocarlo.

Caerá la demanda en 2020, pero poco

Enagás da por hecho, no obstante, que habrá durante el año un descenso de la demanda de gas natural en España, por el efecto negativo de la crisis del coronavirus. Habrá caída, sí, pero “no será muy significativa”, ha anticipado el presidente de la compañía, Antonio Llardén, en una conferencia con analistas.

La compañía ya preveía para 2020 casi un estancamiento de la demanda, tras el fuerte crecimiento del 14% del año pasado. Aunque en el conjunto del año la caída puede no ser significativa, el grupo reconoce que en marzo y abril sí se ha notado el parón económico, especialmente por el bajón de la demanda industrial de gas.

El decrecimiento en el primer trimestre en la demanda ha sido de un 2,4% con respecto al mismo periodo del año anterior, aunque esta caída se ha acelerado en las últimas semanas por la crisis por la pandemia elevando, con cifras a 20 de abril, el descenso a un 5,8%, ha reconocido Llardén.

El grupo confía en que «buena parte» de esa demanda industrial se recupere en los próximos meses a medida que se vayan «dulcificando» las medidas de confinamiento, como ya sucedió la pasada semana con el incremento registrado frente a la semana anterior tras levantarse el parón a las industrias no esenciales. En cualquier caso,

Llardén ha destacado que el actual escenario ha provocado que los precios del gas sean ahora ”los más baratos de toda la historia», lo que está permitiendo almacenar gas «a muy buen precio, una situación que no se había dado nunca». En cualquier caso, Enagás descarta que el impacto por el coronavirus pueda poner en riesgo el equilibrio del sistema gasista, que «hoy por hoy, está perfectamente controlado».

El beneficio trimestral, un 14,7% al alza

En el primer trimestre de este año, Enagás ha obtenido un beneficio neto de 119,1 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que representa una 14,7% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Los ingresos entre enero y marzo alcanzaron los 283,3 millones de euros, un 1,9% más. De ellos, 265,9 millones de euros, un 1,1% más, correspondieron a las actividades reguladas.

El resultado bruto de explotación (ebitda) del grupo hasta marzo se situó en los 235,6 millones de euros, un 2,5% más que en los tres primeros meses de 2019, impulsado por los mayores ingresos operativos y por un mayor resultado de sociedades participadas.

El grupo presidido por Antonio Llardén destacó que este mejor resultado financiero se debió, entre otros motivos, a un efecto positivo no recurrente de 18,4 millones de euros originado por las diferencias de cambio positivas generadas por la compra de dólares realizada para la inversión en Tallgrass, cerrada el pasado 17 de abril y que ha permitido a Enagás elevar su participación indirecta en la estadounidense hasta el 30,2% tras el desembolso de 836 millones de dólares (unos 760 millones de euros).

La cifra de los fondos procedentes de las operaciones (FFO) a 31 de marzo fue de 177,1 millones de euros, un 10,3% inferior al obtenido en 2019 por un efecto de calendarización en el cobro de dividendos de sociedades participadas. El objetivo anual de dividendos de las filiales en el año es de 235 millones de euros.

La deuda neta a cierre del primer trimestre de Enagás ascendía a 3.605 millones de euros, disminuyendo en 150 millones de euros respecto a 2019. Así, el ratio FFO/deuda neta se situaba en el 20,4%. La energética presume de presentar «una sólida situación de liquidez», que a cierre del primer trimestre ascendía a 3.030 millones de euros entre tesorería y que aún cuenta con líneas de crédito no dispuestas.

Comentar ()