Economía

La falta de mano de obra obliga a triplicar las horas extra en la agricultura

La Encuesta de Población Activa señala que el sector perdió 54.900 profesionales en el primer trimestre del año

logo
La falta de mano de obra obliga a triplicar las horas extra en la agricultura
Vista aérea de un campo asturiano.

Vista aérea de un campo asturiano. Europa Press

Resumen:

Pese a que el turismo ha sido el gran afectado por el coronavirus y el impacto en el empleo del sector servicios es indiscutible, es cierto que el campo no vive su mejor año. Los agricultores empezaron 2020 pidiendo al Gobierno medidas para mejorar la situación de los precios de las cosechas, del SMI y para evitar la competencia desleal de grandes distribuidores. En el ámbito internacional, la guerra comercial también perjudicó al sector.

Y entonces llegó el coronavirus. Y cuando tenía que empezar la temporada de recogida de la fruta, los agricultores se toparon con las restricciones de movilidad que impiden a los temporeros inmigrantes llegar a los campos españoles. Tanto es así que el Gobierno aprobó medidas para que los parados se pudieran incorporar a la agricultura. Según el ministro de Agricultura, Luis Planas, se necesitaba a 150.000 empleados.

Se trata de un sector que ha perdido 54.900 profesionales en el primer trimestre del año, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) este martes. El desempleo afecta a 164.300 personas del sector, un 5,4% menos que hace un año. Esto explica, según CC.OO., que “las 64.300 que hace un año estaban trabajando en el campo o se encontraban en disposición de hacerlo” han abandonado la actividad agraria. Es decir, hay menos profesionales en búsqueda activa de empleo en el campo.

Según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del pasado mes de marzo, la agricultura sumó 840 afiliados en el régimen general, pero perdió más de 25.000 en el régimen especial agrario.

Horas extraordinarias

Pese a la pérdida de profesionales, las frutas y verduras han llegado a los consumidores, causando un efecto en las horas extraordinarias que ha realizado este sector. Según la EPA, la Agricultura ha pasado de realizar 65.700 horas extraordinarias semanales en el primer trimestre de 2019 a realizar 216.700 horas de más, más del triple.

En el total de las ramas de actividad, las horas extra incrementaron un 17%, por lo que el incremento en las actividades de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, del 228%, es muy significativo.

La próxima semana se conocerán los datos de empleo y afiliación de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social. Será entonces cuando se pueda valorar si las medidas aprobadas por el Gobierno para facilitar la contratación de parados y extranjeros con permiso de trabajo han surtido efecto.

Administración pública, sanidad y educación

Con todo, la agricultura no es el único sector donde se han multiplicado las horas extraordinarias de sus profesionales. Estas han aumentado un 67% en la Administración Pública, defensa y la Seguridad Social obligatoria. Los profesionales de estas ramas de actividad realizaron en el primer trimestre 437.200 horas extraordinarias a la semana.

En esta línea, también la educación y la sanidad multiplicaron las horas extraordinarias. La sanidad alcanzó las 934.200 horas extra semanales, solo por detrás del comercio y los talleres de reparación de vehículos. Por su parte, la educación las duplicó con respecto al primer trimestre de 2019 y alcanzó las 460.100 horas de más a la semana.

Cabe destacar que en todos los sectores mencionados las horas extraordinarias no pagadas han sido más que las pagadas. En el caso de la Educación, solo se abonaron 49.800 horas extra semanales. Según publicó la Agencia EFE, algunas empresas han relajado su control horario en las últimas semanas, algo que podría explicar este hecho.

Comentar ()