Economía | Empresas un millón de empleos afectados entre despidos y ERTE

El turismo prevé un golpe de 83.000 millones este año pese a reabrir ya en verano

El lobby que agrupa a las grandes empresas del sector recorta sólo en 10.000 millones el impacto de la epidemia pese al anuncio de la reapertura de fronteras y se queja de que los "mensajes equívocos" del Gobierno han frenado la recuperación.

logo
El turismo prevé un golpe de 83.000 millones este año pese a reabrir ya en verano
Una pasajera con equipos de protección en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Una pasajera con equipos de protección en el aeropuerto de Madrid-Barajas. ep

Resumen:

El sector turístico se prepara para la reactivación inminente del negocio tras los meses de paralización total por la epidemia. Los planes del Gobierno pasan por reabrir los viajes entre provincias de los turistas españoles el 22 de junio y permitir la llegada de turistas extranjeros a principios de julio con el fin de la cuarentena forzosa, amén de un primer proyecto piloto que traerá casi 11.000 turistas alemanes a Baleares a partir del lunes para poner a prueba los protocolos de seguridad sanitaria.

Aunque el turismo podrá salvar parte de la temporada alta, las grandes empresas del sector no mejoran sustancialmente sus previsiones y auguran que el impacto este año seguirá siendo milmillonario. Las estimaciones de Exceltur –un lobby que agrupa a grandes empresas como Meliá, Iberia, Globalia, NH, Riu o Renfe- anticipan que las pérdidas en la actividad serán de 83.134 millones de euros en el conjunto de 2020, un 54% por debajo de los niveles del año pasado.

Tras los anuncios de la reactivación de los viajes entre finales de junio y principios de julio, Exceltur ha mejorado apenas un 10% su anterior previsión, que calculaba que el golpe para el sector sería de 92.600 millones de euros en todo el año.

Con la nueva estimación revisada, el turismo concentraría el 57% de la caída del 11,6% del PIB de toda la economía española, estimado a su vez en junio de 2020 por el Banco de España en su último escenario de recuperación gradual. Y el parón del turismo supondrá asimismo una caída de 43.975 millones de ingresos por divisas (lo que gastan los turistas extranjeros durante su estancia) frente al año pasado.

La caída de 28.000 millones de actividad turística en el tercer trimestre de verano y el descenso de 12.000 millones en cuarto trimestre, representa casi duplicar la  caída total de de más de 43.000 millones que ya registra el sector y supondrá que habrá en el conjunto del año en torno a un millón de empleos afectados (entre parados y trabajadores acogidos a los ERTE).

“Tras tres meses y medio parado, el sector turístico español no consigue apenas mejorar en 2020 sus expectativas de recuperación de la actividad, a punto de iniciarse el arranque tardío de la temporada de verano. Se acusan las múltiples incertidumbres, restricciones y mensajes equívocos, que las últimas semanas ha condicionado las decisiones de una demanda extranjera, derivándose hacia otros países más abiertos”, se queja Exceltur. “Ante una desescalada que se ha acelerado, ha faltado consistencia para estimular la demanda interna, facilitando una movilidad turística entre CCAA en fases similares, antes del fin del estado de alarma”.

El lobby sectorial calcula que en estos tres meses de paralización total del sector,  la pérdida de actividad ha sido ya de 43.460 millones de euros y que en este periodo ha habido 1,4 millones de trabajadores del sector afectados, con 1,1 millones de empleados acogidos a ERTE y 300.000 que directamente han ido al paro.

“Estos devastadores resultados, sitúan al sector turístico español como el más vulnerable y dañado de todos los sectores de la economía española”, alerta la organización de los grandes grupos turísticos, que reclaman al Gobierno “un urgente y muy potente plan de medidas transversales de apoyo y eventual rescate del sector a lo largo de los próximos meses, con fondos propios y de Bruselas, para asegurar la mayor supervivencia del tejido turístico empresarial y del mejor empleo a fines de año”.

Poner deberes al Gobierno

Entre otras medidas, Exceltur reclama al Gobierno abrir las fronteras con los países de la UE y del área Schengen como máximo el 1 de julio y muy especialmente abrir corredores seguros con Reino Unido; extender los ERTE por fuerza mayor como mínimo hasta final de año para la entrada gradual de trabajadores según la demanda; incrementar las líneas de avales ICO para el turismo hasta 20.000 millones y elevar al 90% la proporción de los créditos avalados y la carencia a 2 años.

Asimismo, el lobby apuesta por rebajas fiscales como suprimir los pagos fraccionados y los adelantos mínimos del Impuesto de Sociedades relativos a 2020, reducir 3 puntos los tipos del IVA de las actividades turísticas de forma temporal durante los ejercicios 2020/2021 y bajar el 25% esos años las tasas aeroportuarias para incentivar vuelos; así como introducir en la legislación de consumo una fórmula temporal y alternativa a los bonos canjeables por el consumidor, que alivie la tensión financiera o quiebras de actores turísticos.

Exceltur pide al Gobierno que concentre en el turismo al menos 35.000 millones de euros de los fondos europeos destinados a la reconstrucción, una cuarta parte del total de 140.000 millones que corresponderán a España; y de esos fondos, que la mitad (17.500 millones) se destinen en transferencias directas para aliviar la situación económica de las empresas, no para financiar más las pérdidas. Y la asociación también propone medidas directas para potenciar los viajes, como bonos de vacaciones deducibles fiscalmente (como en Italia), extender el programa del Imserso a nivel europeo, descuentos para todos los viajeros de vuelos para las islas, similares a los que ya reciben sus residentes…

“La sociedad española se juega en este envite el poder mantener más de un millón de empleos y miles de empresas en muchos destinos, que además sufren la carencia de actividades económicas alternativas, para colectivos con dificultades de empleabilidad, lo que agravaría la situación de emergencia social en lo que queda del año”, subraya Exceltur. “Ello justificaría a todas luces que España no regatee recursos y de darse el caso que escaseen, apele para financiarse a un sobreendeudamiento extraordinario, aprovechando además todas las múltiples líneas impulsadas por la Comisión y el Banco Central Europeo”.

Comentar ()