Economía

Patronal y sindicatos insisten en que el teletrabajo debe ser “reversible” y “voluntario”

Los agentes sociales critican que el Gobierno haya elaborado un borrador fuera del diálogo social

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez junto a los presidentes de CEOE, Antonio Garamendi y la Cepyme, Gerardo Cuerva y los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez y CCOO, Unai Sordo EFE/Chema Moya

Tras la primera reunión del Ministerio de Trabajo con los agentes sociales para hablar sobre el Anteproyecto de Ley de trabajo a distancia, tanto los representantes empresariales como los sindicatos han insistido en que la norma debe tener en cuenta la “reversibilidad y la voluntariedad”. De hecho, según CEOE y Cepyme, el borrador actual no cumple con estos principios.

Todos los implicados son conscientes de que se trata de una primera toma de contacto y que a continuación llegarán las alegaciones de sindicatos y patronal. Sin embargo, tanto los empresarios como los sindicatos han criticado que el borrador haya estado en consulta pública sin haber pasado por el marco del diálogo social. Además, no se ha fijado una nueva fecha para la próxima reunión.

En un comunicado remitido este miércoles, CEOE y Cepyme critican que el texto planteado por Trabajo, “lejos de fomentar con garantías la utilización de esta forma de organización del trabajo podría desincentivar su implantación en España y ralentizar su consolidación”. Preguntados por qué aspectos del texto pueden ser perjudiciales para el desarrollo del teletrabajo, fuentes de la patronal indican que “cuando se remitan alegaciones y se pueda dialogar, tendremos más detalles pero de forma más general no se cumplen los principios de voluntariedad, reversibilidad y acuerdo”.

En la misma línea se ha expresado la secretaria de Acción Sindical de CC. OO., Mari Cruz Vicente, que ha señalado que “la voluntariedad y la reversibilidad” deben ser dos aspectos fundamentales de la normativa sobre el trabajo a distancia. “Es decir que aquellas personas que estén teletrabajando tengan su puesto de trabajo reconocido y que el teletrabajo se compatibilice con el trabajo presencial”, añadió tras la reunión.

Los empresarios han pedido que la normativa que se apruebe sirva para “aumentar la productividad de las empresas, mejorando al mismo tiempo la situación de los trabajadores, la conciliación familiar y la capacidad de adaptación a las demandas de la nueva economía”, tal como recoge el Acuerdo para la Reactivación Económica que firmaron la semana pasada los agentes sociales junto al presidente del Gobierno.

Marco europeo

El borrador propuesto por el Gobierno toma como referencia el Acuerdo Marco europeo firmado en 2002 por la Confederación Europea de Sindicatos (CES), la Unión de Confederaciones de la Industria y de Empresarios de Europa (UNICE) / la Unión Europea del Artesanado y de la Pequeña y Mediana Empresa (UNICE/UEAPME) y el Centro Europeo de la Empresa Pública (CEEP).

Los teletrabajadores tienen los mismos derechos que los trabajadores similares que realizan su tarea en los locales de la empresa”

Dicho acuerdo ya recoge la voluntariedad del teletrabajo, “el teletrabajo es voluntario para el trabajador y el empresario de que se trate”, indica. “puede formar parte de la descripción inicial del trabajador o es posible aceptarlo voluntariamente después”, añade. Sin embargo, los empresarios y los sindicatos consideran que la propuesta del Ministerio no es lo suficientemente clara acerca de este aspecto.

El acuerdo marco también señala que “los teletrabajadores tienen los mismos derechos que los trabajadores similares que realizan su tarea en los locales de la empresa” así como que son los empresarios quienes deben asumir los costes relativos al teletrabajo: “el empresario deberá facilitar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo regular, salvo si el teletrabajador utiliza su propio equipo”.

Una vez los agentes sociales planteen sus alegaciones y se alcance un nuevo texto, el Gobierno deberá someter la norma a la tramitación parlamentaria. 

Comentar ()