Economía

La AIReF calcula que la prórroga de los ERTE hasta septiembre costará al menos 1.000 millones

La mayor duración de los expedientes hace que incremente su coste pese a que el número de afectados se reduzca

Oficina de empleo en la Comunidad de Madrid. Europa Press

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) tendrán un impacto en las cuentas públicas de entre 23.019 y 25.871 millones de euros entre prestaciones y exoneración de las cuotas de la Seguridad Social. Así lo estima la Autoridad Independiete de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que ha presentado este jueves el Informe sobre la Ejecución Presupuestaria, Deuda Pública y regla de gasto de 2020.

Estas cifras varían en función de si se cumplen las previsiones que la institución maneja para dos escenarios. Uno en el que la recuperación económica es gradual y otro, el más pesimista, en el que se producen rebrotes. Además, las cifras son mayores que las pronosticadas en mayo, cuando todavía no se había producido la prórroga de los ERTE hasta septiembre.

Si bien el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, explicó que prolongar los ERTE no añadiría coste a las arcas públicas, la AIReF opina lo contrario. Escrivá justificó que entre los expedientes y las prestaciones extraordinarias por cese de actividad para los autónomos sumarían unos 10.000 u 11.000 millones de euros. La misma cantidad que antes de llegar a acuerdos para prorrogarlos. El motivo que alegó Escrivá es que la estimación inicial pasaba por tener a 4 millones de afectados por un ERTE, una cifra que no se alcanzó finalmente. “Hasta ahora quizá nos hemos podido ahorrar algo más que nos ha permitido extender estas prestaciones”, indicó el ministro.

Sin embargo, la AIReF había calculado que los ERTE costarían entre 21.414 y 24.813 millones de euros. Se trataba de cálculos inferiores a los publicados este jueves, aunque ya superiores a los 20.110 calculados por el Gobierno.

Tres factores

La institución que preside Cristina Herrero justifica el cambio en la cifra por tres factores: “dos que reducen el gasto y uno que lo aumenta”. Los dos que reducen la cifra tienen que ver con el número de personas incluidas en un expediente de este tipo, así como con las exenciones, que también se han reducido en el caso de los ERTE por causa de fuerza mayor.

Por otra parte, el factor que hace que se dispare la partida dedicada a los expedientes es el hecho de que aumenta su duración media que pasa “de 3 meses y medio a unos 5” y también que la recuperación del empleo es menor a la “estimada en mayor” por la AIReF. Además, la institución considera que los ERTE durarán hasta finales de año, mientras que la previsión del Gobierno en el Plan de Estabilidad era que durasen hasta finales de otoño.

Más déficit

El conjunto de medidas aprobadas desde mayo o la prórroga de algunas, como el caso de los ERTE, suman al déficit entre un 0,6 y un 0,8% del producto interior bruto (PIB). En total, la AIReF considera que el déficit de las administraciones públicas estará entre el 11,9 y el 14,4%, en el escenario más adverso.

Estos datos llevarán a la deuda pública a suponer entre el 118 y el 123% del PIB, por encima del 115% pronosticado por el Ejecutivo. En cuanto al PIB, la institución cree que podría caer hasta un 12,4% a finales de año.

Desde la AIReF apuntan que “la reactivación económica va cobrando fuerza a medida que se van levantando las restricciones” y además, “se aprecia la reactivación en los trabajadores afectados por un ERTE”. Sin embargo, la recuperación no está siendo igual en todos los sectores. En el caso de los ERTE, las aerolíneas y los hoteles no han recuperado ni un 20% del empleo suspendido por un expediente.

Comentar ()