Economía

Los bares, ante su nueva normalidad: las lluvias y el teletrabajo ponen a prueba al sector

El Gobierno propone excluir a los servicios de bebidas y comidas de la prórroga de los ERTE

Clientes en una terraza de un bar.

Clientes en una terraza de un bar. Ricardo Rubio / Europa Press

Los hosteleros de todo el país se enfrentan a una “prueba de fuego” este fin de semana. Después de un verano atípico, los españoles han ido volviendo de sus vacaciones a sus lugares de residencia habituales. Además, se esperan lluvias generalizadas en toda España, un asunto que lejos de ser anecdótico es crucial para “el espejismo de las terrazas”.

Así lo explica el secretario general de la Confederación Empresarial de Hostelería de España, Emilio Gallego. “Este fin de semana tenemos un test. Vamos a ver cuánta demanda de la que hemos visto es efímera, del espejismo que han sido las terrazas, a ver cuánta entra en el interior de los locales”, describe.

Por otra parte, señala que la demanda turística ha sido “inexistente”, pero no sólo eso, sino que “la demanda de los residentes está desplomada”. Desde el sector denuncian pérdidas de hasta 67.000 millones de euros a causa de la crisis del coronavirus. En comparación con 2019, los negocios hosteleros han facturado un 50% menos. Lejos de atisbar una recuperación gradual, Gallego advierte de que la situación es “dramática” y de que si no se pone en marcha un plan estratégico, se van a perder miles de empresas y cientos de miles de puestos de trabajo.

La situación del sector choca con la propuesta que ha puesto sobre la mesa el Gobierno en relación a la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Tal como publicó este periódico, el Ejecutivo habría excluido a los servicios de comidas y bebidas de la prórroga de los ERTE más allá de septiembre. Sin embargo, quedan cerca de 150.000 trabajadores de la restauración en expedientes de fuerza mayor.

El secretario general de Hostelería de España destaca que están “contentos de que los hoteles” sí estén incluidos en esa propuesta, pero avisa de que “en Semana Santa cuando vuelva el turismo, alrededor del hotel habrá un solar”. “El modelo turístico de España es un modelo de empresa en red, es un modelo de destino turístico donde están tan afectados los hoteles, como los restaurantes, bares, o discotecas. También las tiendas de souvenirs”, señala.

Gallego critica la “insensibilidad” del Gobierno y propone “bonos directos” para reactivar el consumo, más allá de la prórroga de los ERTE. “Quedan muchos meses por delante, muy complicados. Es sorprendente que un Gobierno que está manejando datos, que sabe cuál es la situación económica del país, no esté dando alternativas”, subraya.

Teletrabajo

La nueva normalidad, con muchas empresas teletrabajando, también complica la situación de los bares. “Las zonas de oficinas están absolutamente inactivas, o activas a unos niveles de actividad ridículos, que no permiten el sostenimiento de estas empresas”, explica. Y es que muchas empresas han optado por mantener a los empleados teletrabajando hasta finales de año. Esta situación pone en peligro los negocios que rodean a las zonas empresariales, cuyos negocios sobreviven gracias a los oficinistas.

Están tan afectados los hoteles, como los restaurantes, bares, o discotecas»

Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España

Según los datos de la consultora de recursos humanos Randstad, el número de empleados que trabaja desde su domicilio se ha triplicado con respecto a 2019. En total, unos 3 millones de españoles estarían trabajando de forma habitual desde casa, frente a los 915.000 que lo hacían el año pasado. Se trata de una opción por la que han optado las empresas para evitar desplazamientos y contagios, pero que tiene una repercusión sobre el tejido empresarial “en red” de nuestro país.

Medidas especiales

Ante esta situación y bajo el movimiento Salvemos la Hostelería, el sector demanda “medidas higiénico sanitarias” coordinadas con las autoridades competentes. Por otra parte, solicitan apoyo efectivo al empleo, mediante la ampliación de los ERTE y asegurando la exoneración de las cuotas de la Seguridad Social a los locales que no puedan subir la persiana.

Desde Hostelería de España también consideran importante contar con bonificaciones fiscales y recursos “a fondo perdido”, además de propuestas que estimulen la demanda y que pasen por una reducción temporal del IVA o bonos para incentivar el consumo.

Comentar ()