A pesar del complejo entorno y de la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia, BBVA es optimista. El banco ha mejorado sus previsiones para 2020 gracias a la buena evolución del negocio, especialmente en México, su principal mercado.

La entidad prevé que conseguirá aumentar sus ingresos recurrentes en el segundo semestre debido a una recuperación en el crédito minorista, que tocó suelo en abril, al tiempo que conseguirá mejorar su previsión de reducción de costes.

Las tarjetas y las hipotecas están al nivel anterior al Covid y el crédito al consumo, al alza

BBVA estima que cerrará el año con un margen de intereses plano o ligeramente inferior al registrado en 2019, algo a lo que coadyuvará el hecho de que las tarjetas de crédito y las hipotecas han alcanzado ya niveles preCovid y el crédito al consumo sigue al alza.

Además, el banco mejora sus previsiones de coste del riesgo, que cree que se situará entre el 1,5% y el 1,6% en 2020, cuando antes pensaba que estaría entre el 1,5% y el 1,8%, gracias a la mejor evolución del negocio en México.

Quiere pagar dividendo

En cuanto a la solvencia, el banco prevé terminar el año con una ratio de capital CET1 fully loaded (la de referencia en el mercado) mejor de lo esperado hasta el momento. La previsión hasta ahora era situar esta rato entre 225 y 275 puntos básicos por encima del nivel que le exigen los supervisores, que es el 8,59%.

Es por ello que su intención es recuperar la remuneración al accionista cuando el Banco Central Europeo (BCE) deje de recomendar no hacerlo y cuando se disipe la incertidumbre.

En este sentido, el consejero delegado de la entidad, Onur Genç, ha explicado durante una conferencia organizada por Bank of America que el banco está estudiando cómo formalizar esta remuneración, que podrá entregarse no solo a través de dividendos, sino también de una recompra de acciones.

Sin novedad sobre fusiones

Genç, durante el turno de preguntas de esta conferencia, ha explicado que el banco siempre analiza las oportunidades de inversión y se lanza a por ellas si cree que aportan valor al accionista.

Preguntado concretamente por su interés en una consolidación en España tras la aprobación de la fusión entre CaixaBank y Bankia, Genç ha señalado que «en España puede haber oportunidades», pero que la entidad siempre busca «crear valor».

Con todo, ha matizado que su visión es la que ha expresado en anteriores ocasiones. «No hay titular», ha bromeado.