Ahorro

Pixabay

Economía

¿Y si el ahorro retrasa la recuperación económica?

La incertidumbre y el miedo dispararán la tasa de ahorro de los españoles que impedirán que se recupere el consumo

La incertidumbre se ha convertido en la variable clave de todas las decisiones que han tomado los españoles en los últimos meses. La crisis del coronavirus ha introducido un nuevo factor que ha provocado cambios en el consumo y por ende en el ahorro. Los hogares han iniciado un ahorro preventivo que aunque les prepara para situaciones económicamente más adversas tiene consecuencias negativas a nivel macroeconómico.

La tasa de ahorro se sitúa en el 12% y esta cifra tiene una doble lectura. “Primero, es una hucha que se está haciendo para los meses que vienen. Probablemente haya gente que de los ERTE y no tenga empleo, es decir, se está previniendo por lo que pueda venir”, explica el presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas, Antonio Pedraza. La segunda consecuencia es que “atenta contra el consumo, que es la parte fundamental de la demanda interna y supone una parte muy importante del crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB)”, apunta Pedraza.

Los expertos advierten de que el ahorro será todavía mayor a finales de año. “Este momento de grave crisis estructural provocará un salto extraordinario de la tasa de ahorro de las familias incluso por encima de los máximos marcados en 2009-2010”, indican desde el Consejo General de Economistas. “El ahorro superaría el 17% de la renta disponible de las familias, el máximo de la serie histórica. El consumo público se mantendrá como el único factor expansivo”, avisan en Funcas.

Las restricciones y el miedo

Además de la incertidumbre, la economista jefe de Singular Bank, Alicia Coronil, subraya que los cambios en los patrones de consumo que ha provocado el coronavirus también han tenido un efecto en el ahorro y en el consumo. Entre estos cambios señala directamente al teletrabajo, un aspecto que “exige menos movilidad” y que cambia “nuestros hábitos de consumo”. Un ejemplo es el efecto que ha producido el teletrabajo sobre la hostelería: adiós al café en el bar o al menú de mediodía.

Una vez superado el primer confinamiento y la restricción de actividades más agresiva, la incertidumbre sigue marcando un patrón por los rebrotes: “el repunte de casos deteriora las expectativas y en cierta manera, vuelve a lastrar el consumo porque la gente se está preparando y hay miedo”, añade Coronil. No es solo el miedo al contagio, también es “la incertidumbre de cuál va a ser el grado de impacto que va a tener esto en términos reales, una vez se empiecen a agotar los estímulos fiscales”, explica.

Los economistas consultados por este periódico apuntan que el ahorro preventivo no es una respuesta contraria a “vivir por encima de nuestras posibilidades”, porque aunque prepara a las familias para una situación adversa, en realidad es un ahorro por miedo y no por planificación económica. El presidente de la Comisión Financiera del CGE considera que en la anterior crisis “la recuperación fue muy rápida y en esta se atisba muy lenta”, se trata de una crisis “exógena” y cuya previsión es que no nos recuperemos hasta 2023. “El ambiente es muy distinto” en comparación con la crisis financiera, opina Pedraza.

Depósitos

Otro síntoma del ahorro preventivo es que los depósitos han estado creciendo durante todo el año, durante la pandemia, y pese a situarse los tipos de interés en el 0%. De hecho, según los últimos datos del Banco de España se ha producido un aumento del 6,93% con respecto al año pasado de los depósitos de los residentes en España.

“A pesar de que no le están retribuyendo nada los depósitos bancarios, la gente los está manteniendo en liquidez”, explica Antonio Pedraza. “Se trata de un ahorro que está en reserva”, explica. El único “aliciente” subraya el presidente de la Comisión Financiera es que la inflación también está en una tasa negativa y no se está perdiendo poder adquisitivo.

En definitiva, la incertidumbre sobre la recuperación está retrasando el consumo de los españoles que prefieren optar por el ahorro preventivo. Sin embargo, esto influirá también en cómo España sale de la crisis. “El elevado nivel de incertidumbre y la situación del mercado laboral mantendrían la tasa de ahorro en niveles superiores a los observados con anterioridad a la pandemia”, pronostica el Banco de España.

Comentar ()