Hay preacuerdo para prorrogar los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Tras semanas de negociación y una reunión maratoniana que empezó por la mañana este lunes, los sindicatos y el Gobierno han llegado a un pacto para la prórroga de los expedientes.

Fuentes de CEOE señalan que tras la última propuesta del Ejecutivo «no se puede hablar de acuerdo». Este lunes, el presidente de los empresarios, Antonio Garamendi, señalaba que son «pactistas» pero que la negociación cada vez era más «difícil». En esta línea, ha explicado que la CEOE no apoyaría un pacto en el que se excluyera a muchas empresas.

La patronal tenía convocado en la tarde del lunes a su comité ejecutivo que finalmente se celebrará este martes por la mañana. En esa reunión se valorará la última propuesta del Gobierno y será entonces cuando los empresarios se pronuncien a favor o en contra del acuerdo. Garamendi ha trasladado este lunes que si el pacto no es posible, se aceptará «la decisión, legítima, del Gobierno y seguiremos colaborando con él».

Las organizaciones sindicales deberán consultar con sus directivas si apoyan el preacuerdo alcanzado con el Gobierno y animan a que los representantes empresariales también lo hagan, según explican fuentes cercanas a la negociación.

Cambios

Entre los puntos acordados en la mesa del diálogo social, se ha dado luz verde a que la prestación por ERTE se mantenga al 70% de la base reguladora y no se reduzca al 50% después de seis meses. Este ha sido uno de los aspectos en el que ha sido más fácil coincidir y estará en vigor durante el tiempo que dure la pandemia.

El acuerdo incluye exoneraciones de las cuotas de la Seguridad Social para las empresas que tengan que acogerse a un ERTE por rebrote de hasta el 85%. Se trata de exoneraciones progresivas que varían cada mes y que dependen del tamaño de la empresa, según ha adelantado Eldiario.es.

Los ERTE por fuerza mayor se mantendrán hasta el 31 de enero de 2021 para algunas actividades concretas, como contemplaba la propuesta del Gobierno que publicó este periódico. Para ampliar algo más el abanico, el acuerdo contempla que también se puedan seguir acogiendo a las ventajas de los ERTE las empresas cuya facturación dependan de un sector que sí está incluido en los CNAE (código de actividad) señalados, como aerolíneas, hoteles o agencias de viajes. De igual forma, si una empresa forma parte de la cadena de valor de uno de los sectores incluidos por código de actividad, también puede acogerse al ERTE.

Este último supuesto deja la puerta abierta a las autoridades laborales autonómicas para que decidan si una empresa se incluye o no dentro de la cadena de valor del sector turístico.

La propuesta se aprobará este martes en el Consejo de Ministros en la víspera de que caduque el último acuerdo alcanzado en la mesa del diálogo social, que garantizó la prórroga de los expedientes hasta el 30 de septiembre.