Disney ha anunciado un recorte de 28.000 puestos de trabajo en Estados Unidos, ante los prolongados cierres de sus parques temáticos por la crisis de la Covid-19 y los límites de capacidad impuestos para reducir los contagios en las instalaciones.

Este ajuste de plantilla afectará a los parques temáticos, cruceros y negocios minoristas de la compañía, según ha detallado la empresa en un comunicado. Esto incluye a los ejecutivos y empleados asalariados, aunque el 67% de los despedidos serán trabajadores a tiempo parcial.

Los parques e instalaciones de ocio de la compañía empleaban a más de 100.000 personas antes de la pandemia, pero eso no incluye a las líneas de cruceros y otras divisiones. En conjunto, su fuerza de trabajo era de 223.000 al final del último año fiscal, que terminó en septiembre de 2019.

«Por muy desgarrador que sea tomar esta acción, es la única opción viable que tenemos a la luz del prolongado impacto de Covid-19 en nuestro negocio», ha señalado Josh D’Amaro, presidente de la división de parques.

La crisis de Covid-19 cerró los parques de Disney en todo el mundo. Aunque los centros turísticos de otras zonas han reabierto sus puertas -incluida Florida, en julio-, Disney todavía no ha recibido autorización para reiniciar las operaciones en sus dos parques temáticos de Anaheim, California.

Ante esto, D’Amaro ha asegurado que la empresa con sede en Burbank, California, había intentado aguantar el mayor tiempo posible antes de hacer permanentes los recortes, pero que, tras siete meses con algunos negocios todavía cerrados, la compañía no ha tenido otra alternativa.