Economía

La venta de estufas para los bares se dispara: "Se ha multiplicado por mil"

Terraza con estufas en Pamplona.

Terraza con estufas en Pamplona. EUROPA PRESS

Terrazas al completo y los interiores vacíos. Así afronta la hostelería los próximos meses de otoño e invierno. El sector ha sido uno de los más afectados por la crisis que ha desencadenado el Covid. Los empresarios tienen que afrontar la falta de ingresos durante los meses de confinamiento, las restricciones sanitarias, el miedo de la población al contagio y la desaparición del turismo.

A pesar de todo, el gremio no se rinde y está decidido a continuar dando la batalla a la pandemia. Para ello han decidido potenciar las terrazas, que se han vuelto fundamentales para la supervivencia de los locales. El crecimiento de las terrazas ha potenciado a su vez el mercado de las estufas y calefactores. Su demanda se ha disparado por parte de los empresarios hosteleros, que los están adquiriendo con el fin de que los clientes puedan seguir disfrutando de las terrazas durante el mayor tiempo posible, y ellos puedan también preservas sus negocios.

El Presidente de la Asociación Madrileña de la Restauración, Antonio Galán, asegura a El Independiente que «las terrazas se han vuelto imprescindibles para la supervivencia del sector por el miedo de los clientes a consumir en el interior de los locales».

Habitualmente muchos bares y restaurantes tenían que prescindir de sus terrazas después del verano. La razón era que no tenían presupuesto para adquirir y mantener las estufas. Su precio ronda los 250 euros y, además, se tiene que añadir el coste del consumo energético que generan.

En la actual situación que atraviesa el sector no les queda más remedio que invertir en ellas. Necesitan mantener las terrazas abiertas porque es la única posibilidad que tienen de negocio. No obstante, los empresarios afrontan un dilema, ya que el alto coste de instalación no saben si van a poder amortizarlo, a lo que hay que añadir la incertidumbre por el cambio constante de normativa.

Desde la empresa Expomaquinaria, que se dedica a la venta de mobiliario y también de calefactores y estufas, declaran que «la demanda de las estufas se ha multiplicado por mil en este momento, e, incluso, se han llegado a agotar las estufas en el mercado». Sostienen que los calefactores se fabrican «en China o Turquía» y debido a la saturación del mercado «el tiempo de espera para que lleguen los productos es de hasta seis meses». Las búsquedas en Internet también reflejan el boom de las estufas y de los calefactores, ya que sus búsquedas se han disparado en un 800%.

La situación en Madrid

En Madrid el Ayuntamiento ha aprobado una serie de medidas de apoyo al sector hostelero. Este espaldarazo es la principal causa que explica el aumento de las terrazas, que han pasado de 5000 a 7000, es decir, 2000 terrazas más. El sector hostelero tiene una gran importancia en la economía madrileña, toda vez que representa casi el 5% del PIB de la ciudad de Madrid. Desde el Consistorio afirman que por cada concesión de terraza se han creado tres puestos de trabajo, por lo que en total se habrían creado aproximadamente 6000 empleos más.

Desde la Alcaldía han aprobado medidas de apoyo fiscal al sector, con una bonificación del 100% para la tasa de terrazas y, también, se han destinado 168 millones de euros para la reducción de los impuestos sobre Actividades Económicas y sobre Bienes Inmuebles. Otra de las medidas que se han tomado ha sido la de habilitar nuevos espacios para la instalación de terrazas, como son, por ejemplo, plazas de aparcamiento.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha apoyado al sector, destinando 30 millones de euros a fondo perdido, con el objetivo de ayudar a las empresas  a sufragar sueldos, seguridad social, alquileres y material de protección sanitario.

Por parte del Ayuntamiento de Madrid, otra de las medidas adoptadas ha sido la de simplificar los trámites para la instalación de estufas y de calefactores. Antes se exigía a los locales que presentaran una solicitud de modificación de la autorización de la terraza, mientras que ahora solo es necesario que informen a las Juntas Municipales de los Distritos mediante una «declaración responsable». Se exceptúa los casos en los que para la instalación de los calefactores sea necesario acometer alguna reforma u obra, ya que en estos seguirá exigiéndose el procedimiento habitual.

Antonio Galán ha valorado de forma positiva las medias aprobadas en Madrid. Sostiene que se ha hecho una «muy buena gestión de las ayudas para el sector» y afirma que «las medidas actuales permiten aliviar la situación por las que atraviesa».

Comentar ()