Economía

Los administradores concursales creen que la nueva moratoria “castiga a las empresas viables”

empresa-cerrada-concurso-acreedores

Michael Schüller/Pixabay

El Gobierno ha ampliado la moratoria de los concursos de acreedores dando más margen a las empresas que se vean abocadas a esta situación. Si bien ya se había aprobado un aplazamiento hasta el 31 de diciembre de este año, ahora, un nuevo Real Decreto fija en el 14 de marzo de 2021 la fecha hasta la cual se pueden declarar en concurso las empresas que sean viables pero que se hayan visto afectadas por la pandemia.

Hasta la puesta en marcha de ambas moratorias, las empresas contaban con un plazo de dos meses para declararse en concurso. Ahora, además de alargar el proceso hasta el próximo año, también se amplía hasta el 31 de enero la obligación del juez de no tramitar las solicitudes que formulen los acreedores por incumplimiento de los deudores de acuerdos de refinanciación o convenios.

Se trata de medidas que según el presidente de la Asociación Profesional de Administradores Concursales, Diego Comendador, «está castigando a las empresas viables». Según Comendador, alargar la fecha en la que se presenta el concurso permite que empresas que ya están en problemas sigan optando a recursos públicos como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o los préstamos del Instituto de Crédito Oficial que podrían aprovechar otras empresas realmente viables.

«Si una empresa viable está en una situación de insolvencia, lo que tiene que hacer es tomar medidas cuanto antes, presentar el concurso, no esperar a marzo», resume Comendador en una conversación con este periódico. De hecho, desde ASPAC llevan meses criticando la moratoria concursal que consideran una «trampa mortal» para las empresas.

Descalificar el proceso concursal

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, explicó este martes que esta medida se lleva a cabo para ayudar a aquellas empresas que son solventes pero que están pasando por una situación difícil derivada de pandemia. Una afirmación que desde ASPAC consideran que desmerece al proceso concursal.

«Lo que está diciendo el Gobierno es que la ley concursal no sirve para solucionar los problemas. La ley pretende dar una solución conveniada, no utilizarla para matar empresas», critica el presidente. «Las empresas viables tienen que garantizar su viabilidad pero mediante un concurso, no se puede dar una patada para adelante al problema, porque siguen consumiendo recursos públicos», añade.

Por otra parte, Comendador explica que desde Economía no se ha tenido en cuenta a los profesionales de los concursos de acreedores para tomar esta decisión y explica que se ha enterado por la prensa de la nueva moratoria.

Empresas zombis

ASPAC no es la única institución que advierte de los riesgos de la moratoria. De hecho, el Banco de España puso de manifiesto hace sólo unos días que alargar los procesos de este tipo podía derivar en la supervivencia de empresas inviables en el mercado, es decir, del mantenimiento de empresas zombis. Por ello, el supervisor bancario aconsejaba «evaluar cuidadosamente» una prolongación de la moratoria concursal.

Una de las consecuencias del mantenimiento de empresas zombis es, según el Banco de España, la «mala asignación» de los recursos, un aspecto que también preocupa a ASPAC.

Calviño negó en la rueda de prensa del Consejo de Ministros que esta medida vaya a incentivar a las empresas zombis pero señaló que comparte las recomendaciones del supervisor. En este sentido, explicó que su ministerio junto al de Justicia ya trabajan en la modernización del marco concursal.

Comentar ()