Economía

Más productividad, mismo sueldo y menos horas: la apuesta por la jornada de 32 horas de 4Suma

4suma

María Álvarez y Elena García, promotoras de la iniciativa 4Suma. 4Suma

La jornada laboral de cuatro días ha vuelto al debate político. Después de que Más País lo incluyese en su programa electoral, el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, afirmó hace solo una semana que “el Ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz ya está estudiando y trabajando en ello”.

Fuentes de Trabajo confirmaron que era algo que estaba “en el programa” y que se iba a “estudiar en su integridad”. Apenas una semana después, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, negaba que la jornada de 32 horas estuviera encima de la mesa del “ala económica del Gobierno”. Por su parte, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, consideró que no era un asunto al que dar “prioridad”.

Entre este cruce de declaraciones, se ha abierto de nuevo el debate sobre si la tecnología y los trabajos actuales permiten una reducción de la jornada laboral que no afecte a la productividad o que si lo hace, sea en pro de su crecimiento. María Álvarez es cofundadora de los restaurantes La Francachela e impulsora de 4Suma y está convencida de que “el 99% de los ciudadanos” respalda que el trabajo pase a ocupar cuatro días de la semana.

No podíamos hacer como si no pasara nada y trasladar a nuestros equipos la misma situación insostenible»

maría álvarez, fundadora de 4suma

4Suma es una “plataforma de opinión” que “propone reducir la semana laboral a un máximo de 4 días para conciliar, aliviar los servicios públicos como el transporte y reducir el riesgo de transmisión”. De la definición se extrae que el origen de 4Suma está en la pandemia. “Mi socia y yo somos empresarias, y en el confinamiento un fenómeno que pasó completamente desapercibido es que casi cinco millones de familias con niños pequeños se vieron sepultadas entre la crianza, las casas y los trabajos. No tenían que salir de casa porque teletrabajaban y quienes tenían que salir no podían dejar a los niños solos. Cuando salimos del confinamiento y tuvimos que volver a abrir los restaurantes, no podíamos hacer como si no pasara nada y trasladar a nuestros equipos la misma situación insostenible”, explica Álvarez en una entrevista con El Independiente.

Por eso, en los restaurantes que dirigen se ha puesto en marcha la jornada de 4 días a la semana. “Hemos estructurado los horarios para hacer turnos continuos y dos equipos que se crucen lo menos posible, para reducir el riesgo de contagio. La jornada máxima se reduce a 35 horas, con el mismo salario”, describen en su página web.

Más productividad, mismo salario

María Álvarez pone como ejemplo la decisión de Henry Ford de reducir la jornada laboral de sus empleados a ocho horas que permitió multiplicar la productividad. Aunque erróneamente se atribuye a Ford ser el pionero de este cambio laboral, lo cierto es que ya era habitual en Estados Unidos. En este sentido, la promotora de 4Suma señala que “no es que mantengamos la productividad, es que la multiplicamos”.

No es que mantengamos la productividad, es que la multiplicamos”

Que la productividad no se reduzca explica que no haya cambio en los salarios. Además, la empresaria invita a la siguiente reflexión: “No se trata de pensar en los salarios o los empleos como la tarta que hay hoy, sino de pensar en cuáles son los salarios y los empleos que necesitamos dar para producir un cambio en la productividad de nuestras empresas”.

Consultas de otras empresas

Desde que en mayo nació 4Suma, Álvarez y su equipo responden consultas de empresas que quieren apostar por el mismo modelo. La mayoría, según cuenta, provienen del ámbito tecnológico. “Nuestra batalla está en romper esa barrera y llegar también al amplísimo sector servicios que tiene este país. Es donde pensamos que puede tener casi más impacto que en las empresas de trabajo intelectual”, defiende.

La empresaria tiene claro cómo convencer a otras empresas para que apuesten por este modelo. “Les diría que no deberían estar pensando en el resultado del próximo mes, sino en el resultado de los próximos diez años”, defiende. Sobre si la crisis es un buen momento para emprender estos cambios, María Álvarez considera que “es muy complicado reparar un tren en marcha. Pero ahora que ha parado la locomotora, precisamente podemos aprovechar para hacer grandes transformaciones”.

Mujeres líderes del cambio

Las dos socias que lideran esta propuesta son mujeres y no es casualidad. “Las mujeres llevamos muchísimos años liderando la batalla por la conciliación y por el equilibrio entre la vida y el trabajo”, explica Álvarez. En este sentido, la empresaria defiende el perfil de la “madre trabajadora”: “cuando empezamos a trabajar a madres trabajadoras, resulta que era un perfil profesional súper eficiente, eficaz, centrado, que llegaba a su hora, hacía su trabajo con buenísima calidad y se marchaba porque tenía otra cosa que hacer. Evidentemente, hay un vínculo entre la presencia de mujeres y las peleas por la igualdad y la reducción de jornada”, describe.

En la otra cara de la moneda, Álvarez sitúa a las mujeres que deciden no tener hijos como causa de “las condiciones laborales”. “Eso tiene un coste económico para el país y eso también tiene un coste para la vida de las personas”, critica.

La creatividad no se puede medir en horas, en energía, tampoco”

El quinto día

Si reducimos la jornada a cuatro días a la semana, ¿qué hacemos el quinto? María Álvarez defiende que “cada uno, lo que quiera” aunque señala que no distinguen “mucho entre el tiempo libre y la formación”. “El mundo cambia tan deprisa que es mucho más importante estar actualizado que tener experiencia. Cuando no estás trabajando, quizá estás leyendo, viendo series o documentales y son cosas que te aportan”, describe.

“Por lo que apostamos es por reducir auténticamente la jornada en el puesto de trabajo, es el tiempo de trabajo frente al tiempo de vida. La creatividad no se puede medir en horas, en energía, tampoco”, concluye.

Comentar ()