Economía | Empresas

El Plan del Gobierno para costear la inversión en renovables divide al sector energético

El pasado 5 de enero Naturgy decidió abandonar Aelec, patronal de las empresas eléctricas

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras la reunión del Consejo de Ministros.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras la reunión del Consejo de Ministros. EP

El sector energético vive uno de sus momentos más complicados de la última década. En plena renovación de las compañías en consonancia a las directrices que marcan las instituciones en materia de transición ecológica y un ruido mediático monumental por el incremento de los precios en la electricidad, la patronal eléctrica ha visto como Naturgy abandonaba el lobby por diferentes motivos. 

La noticia, que avanzó elEconomista el pasado viernes, ha puesto en un brete a Aelec, que se refundó el pasado 2018 tras extinguirse Unesa. Naturgy comunicó a la patronal el pasado 5 de enero que tenía la intención de abandonar la asociación.

Naturgy, al ser cuestionada sobre esta decisión prefiere no pronunciarse y precisan que la compañía ha decido poner punto y final a su relación con la patronal tras unos años de “gran trabajo”.

No obstante, fuentes del sector argumentan a este periódico que detrás de esta decisión se encuentra la “poca neutralidad” que ha mantenido Aelec respecto al Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, que ha sido diseñado por el Ministerio de Transición Ecológica para repartir entre todas las compañías energéticas, y no solo las comercializadoras, 7.000 millones en cargos incluidos en la factura.

El Gobierno pretende obtener 2.085 millones de las petroleras, 1.181 millones de las gasistas y 1.500 millones de las eléctricas en cinco años bajo el argumento de que se saca de la factura eléctrica el coste de las renovables

Las mismas voces explican que Aelec, “deliberadamente” salió a defender los nuevos planes del Ejecutivo, sin “tener en cuenta” a todas las compañías que pertenecían al lobby eléctrico. 

Precisamente, el nuevo fondo, del que este martes también habló la ministra Ribera como una de las bases para que se abarate el recibo de la luz, ha dinamitado la sintonía entre las diferentes compañías del sector energético. Naturgy entiende que no todas las empresas van a tener que pagar las consecuencias puesto que, de acuerdo a las fuentes consultadas, la compañía dirigida por Francisco Reynés será la que más tenga que pagar.

La posición de Naturgy también es compartida por otra compañía con relativo peso en el Ibex 35. Repsol, a través de su consejero delegado, Josu Jon Imaz, ya cargó contra los planes del Gobierno y, por tanto, con la posición de Aelec.

El directivo subrayó a finales de año que el nuevo fondo no tiene por objetivo financiar las renovables, sino que va a servir “para pagar a los fondos de inversión, en muchos casos especulativos”, que invirtieron en España en el pasado en unas energías renovables que no eran todavía competitivas, así como para sufragar “los dividendos de las eléctricas y sus errores del pasado”.

Repsol y Naturgy se han posicionado en contra del nuevo Plan del Gobierno

El ministerio de Transición Ecológica calcula que la medida afectará a entre 500 y 1.000 empresas, que tienen de plazo hasta el próximo 11 de enero para hacer alegaciones. La norma se va a tramitar de forma urgente para que se aplique pronto.

Otras situaciones

Por otra parte, fuentes del sector alegan que no solo este motivo el que ha interferido en la decisión de Naturgy en abandonar Aelec. La compañía entiende que la patronal cumplía unas funciones de presión que, tal y como encara el sector el futuro, “carecen de sentido”. 

Las voces del sector inciden en que en el pasado, la patronal podía sentar bases y dialogar con el Gobierno para fijar los precios del kilovatio. “Ahora han cambiado las reglas del juego y dichos precios se realizan a través de las subastas, que van a estar cerradas hasta el año 2025”, matizan.

Posición de Aelec

Con el adiós de Naturgy, fuentes de Aelec reconocen «el papel activo y la aportación de la compañía en el trabajo y logros de la asociación desde su fundación”.

Además, reconoce que la propia empresa comunicó a la patronal que “los Fondos de Sostenibilidad” entran en conflicto con sus intereses». No obstante, la organización enfatiza que seguirá apostando firmemente por la defensa de “la electrificación del sector y la economía, como herramienta clave para la consecución de una sociedad más sostenible”.

Por otra parte, desde la patronal insisten que se dan las condiciones para poner en valor la importancia que tienen, “tanto las actividades reguladas en materia de distribución como las liberalizadas de nuestro sector, para garantizar el cumplimiento de los objetivos climáticos del país, promover la recuperación económica y el empleo y contribuir a la creación de un tejido industrial innovador y más internacionalizado”.

Comentar ()