Economía

Economía tendrá que definir de aquí al viernes las condiciones de las ayudas: "No es una subasta"

La cuantía destinada a ayudas directas ha retrasado la aprobación del plan que anunció Sánchez

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, en los pasillos del Senado.

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital Nadia Calviño, en la sesión de control al Gobierno que se celebra este martes en el Senado. EFE/Mariscal

El pasado viernes, las ayudas directas, entendidas como un cheque para las empresas con dificultades por la pandemia, no estaban incluidas en el plan de 11.000 millones de euros que anunció Sánchez. La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, había priorizado las quitas de deuda y las reestructuraciones frente a otras medidas. “Se ha resistido tanto, que no ha llegado a este martes”, indican fuentes cercanas a la negociación.

De hecho, desde Economía se ha defendido que las medidas planteadas por Calviño también eran ayudas directas, una consideración en la que no coinciden ni los empresarios ni el ala morada del Gobierno. Tal como publicó este periódico, desde la Vicepresidencia de Derechos Sociales se propuso que al menos 8.000 de los 11.000 millones del plan se destinaran a ayudas directas. Según Reuters, la propuesta de Economía eran que estas alcanzasen los 5.000 millones.

Calviño ha comparecido este martes en una rueda de prensa en el Senado en la que ha insistido que se trata de resolver «detalles técnicos» y ha negado «choques» en el seno del Gobierno. «No es una subasta de cantidades, no es una cuestión que se resuelva con un tuit», ha afirmado.

La negociación y definición del plan siguen y de aquí al viernes, cuando el Ejecutivo quiere aprobar las ayudas en un Consejo de Ministros extraordinario, se deben definir “varios flecos”. Entre ellos, la cuantía total de las ayudas directas.

No obstante, no es el único interrogante que deberán resolver los ministros antes del próximo viernes. La ejecución, el grado de afectación de las empresas que pueden acceder a ellas y el compromiso que contraen éstas también están por definir, según ha podido saber este periódico.

Las mismas fuentes explican que las quitas de deuda estarían, de momento, fuera del plan. En primer lugar porque esta medida iría destinada únicamente a aquellas empresas que se hubieran acogido a préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO), o lo que es lo mismo, dejaría fuera a aquellos empresarios que hubieran renunciado a endeudarse a través de financiación pública en un primer momento de la crisis y que ahora sí necesitan un impulso financiero.

Además, las entidades bancarias tampoco eran muy partidarias de las quitas y abogaban por estudiar una a una la situación de cada empresa. Aplicar quitas solo a los préstamos que han sido avalados por el Estado, en opinión de varias fuentes financieras, tendría un efecto pernicioso sobre la competencia entre empresas, pues daría más facilidades a las que directamente acudieron a los bancos para conseguir financiación, pero dejaría fuera a todas aquellas que han optado por seguir adelante con sus propios recursos, sin recurrir a esta medida de apoyo del Estado, indicaron fuentes del sector hace unas semanas.

“Complejidad”

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha justificado este martes que el plan se retrase al viernes por la “complejidad” del mismo. Según Europa Press, el Gobierno sacará adelante un Real Decreto que articule las ayudas a través de tres fondos de apoyo directo a las empresas, uno con ayudas a empresas afectadas canalizadas por las comunidades autónomas, otro de conversión de créditos ICO y un tercero de recapitalización de empresas medianas. Las condiciones y requisitos que deberán cumplir las empresas están todavía por definir.

En la misma línea se ha expresado Calviño, que ha insistido en que se trata de un Real Decreto de «muchas páginas» en el que se va a movilizar «un gran volumen de recursos públicos».

Comentar ()