Economía

El turismo no volverá a hacer su agosto hasta el verano de 2023

El Banco de España cree que la evolución de la vacunación mundial condicionará la recuperación de las exportaciones de turismo

Varias personas disfrutan en un mirador de Benidorm durante el Día Mundial del Turismo 2020

Varias personas disfrutan en un mirador de Benidorm durante el Día Mundial del Turismo 2020. Lars Ter Meulen / Europa Press

El verano de 2021 se parecerá más al de 2020 que a cualquier otro. Tanto es así, que el Banco de España prevé que las exportaciones de turismo no alcancen los niveles previos a la crisis hasta 2023. Ni siquiera en el mejor de los escenarios la recuperación total llegará antes.

El supervisor bancario presentó este martes sus proyecciones macroeconómicas para este año y rebajó la previsión de crecimiento con respecto a diciembre. El Banco de España ya anticipa que el primer trimestre del año cierre con una evolución negativa del producto interior bruto (PIB) y únicamente el escenario más optimista prevé un ligero avance del 0,4%.

Las diferencias entre hipótesis también están representadas en la evolución del turismo. Siendo muy optimistas, en septiembre de este año se recuperaría el 77,3% del turismo extranjero que se registró en 2019. El porcentaje no alcanzaría el 94,8% hasta 2022 y excedería el 101% en 2023.

En el escenario central, “la naturaleza incompleta del proceso de vacunación durante los próximos trimestres daría lugar a que los flujos de turismo receptores no alcanzasen un grado de normalización relativamente elevado hasta 2022”. Concretamente, en el escenario central, se podría recuperar el 89,3% en septiembre del próximo año pero no se alcanzaría el 99,4% hasta 2023.

Si el proceso de vacunación mundial se retrasa más de lo previsto y los consumidores deciden mantener un ahorro precautorio elevado, el turismo extranjero sería del 13,7% en comparación con 2019 este año; del 68,8% en 2022 y en 2023 se alcanzaría el 92,6%. Es decir, únicamente en la más optimista de las opciones en dos años el turismo podría ser mayor al registrado en 2019.

Restricciones y cepas

Desde el Banco de España explican que “la aparición de nuevas variantes del virus, más contagiosas que las iniciales, ha llevado al reforzamiento de las limitaciones a la entrada de viajeros procedentes de los  países con mayor incidencia de esas cepas, retrasando así las expectativas de recuperación de los flujos de turismo receptor”. Es decir, la tercera ola de contagios y las nuevas cepas han impedido que el turismo extranjero haya comenzado su recuperación.

Uno de los datos a tener en cuenta es el gasto presencial en TPV de tarjetas extranjeras que recoge CaixaBank. Este indicador muestra que la tasa interanual sigue siendo negativa, en concreto, cae un 56% en las dos primeras semanas del mes de marzo. De la misma forma, los datos de llegadas de turistas extranjeros siguen siendo terribles para el sector, en enero fueron un 90% menos que el año pasado.

Las previsiones del supervisor bancario encajan con las de los empresarios turísticos. Según las perspectivas de Exceltur, el 38,3% de los empresarios creen que no se recuperará el nivel de actividad de 2019 hasta el primer semestre de 2023 y el 13,6% considera que ocurrirá en años posteriores.

Turismo vinculado a la recuperación

La evolución de la vacunación y el impacto que la inmunización tenga sobre el turismo jugarán un papel clave en la recuperación económica del país. Volviendo a los escenarios que contempla el Banco de España, en el más optimista, el nivel de actividad previo a la pandemia se alcanzaría a principios de 2022.

En el escenario central el PIB previo a la crisis del Covid se alcanzaría a principios de 2023, mientras que en el peor de los casos, sucedería a finales de 2023.

Te puede interesar

Comentar ()