Si la actual presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a las elecciones del 4 de mayo, Isabel Díaz Ayuso, acomete la bajada de impuestos que ha prometido, la región recaudaría 450 millones de euros menos. Son cálculos que ha realizado El Independiente teniendo en cuenta que Ayuso lleva en su programa la promesa de reducir el IRPF que pagan los madrileños en medio punto en todos los tramos, y la cantidad total sobre la que se calculan los impuestos (base imponible) de Madrid, proporcionada por la Agencia Tributaria.

Es preciso apuntar que solo se trata de una aproximación, puesto que no existen hay datos oficiales que estimen cuál sería el impacto de la medida en la recaudación de la Comunidad.

De esta manera, el orden de magnitud del impacto de una bajada del 0,5% del IRPF, teniendo en cuenta que la base imponible de Madrid según los últimos datos oficiales disponibles de la Agencia Tributaria (de 2019) fue de 91.000 millones, sería de unos 450 millones.

Economistas consultados por El Independiente han recalcado que el cálculo puede no ser exacto ya que depende de muchos factores, como de las deducciones de las que se beneficien los contribuyentes, entre otros, pero que a corto plazo sí podría tener el citado coste recaudatorio.

En la Comunidad de Madrid actualmente existen cinco tramos autonómicos de IRPF: del 9%, para bases de hasta 12.450 euros; del 11,2%, de 12.450 a 17.707,2 euros; del 13,3%, de 17.707,2 a 33.007,2 euros; del 17,9% de 33.007,2 a 53.407,2 euros, y del 21% a partir de los 53.407,2 euros.

Por tanto, la bajada de impuestos de Ayuso llevaría los tipos aplicables del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas al 8,5%, 10,7%, 12,8%, 17,4% y 20,5%, respectivamente en el tramo autonómico.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes ya bajó el IRPF en medio punto en el primer tramo (del 9,5 al 9% actual), ya que este impuesto está cedido parcialmente a las regiones, que pueden fijar los porcentajes de los tramos autonómicos.

Anteriormente, el también expresidente popular Ignacio González lo rebajó en 1,6 puntos en todos los tramos, en 2014, y en 2015 volvió a bajarlo en 1,7 puntos para el primer tramo y en 1,8 para el último. Por último, Esperanza Aguirre igualmente bajó en un punto la tarifa autonómica del IRPF.

Una bajada de impuestos podría generar más recaudación a largo plazo

A pesar de lo que indican los cálculos más inmediatos sobre lo que supondría una bajada de IRPF, desde el Instituto de Estudios Económicos (IEE) recuerdan que la presión fiscal de Madrid es la más baja de España y que aun así es la comunidad que más recauda por habitante, por lo que a largo plazo una bajada de impuestos podría generar, incluso, más recaudación.

«La experiencia de la Comunidad de Madrid es incuestionable», señala Gregorio Izquierdo, director general del IEE. «En la medida en que han ido bajando tipos, han generado expectativas de un clima favorable a la actividad y la empresa, y en la práctica se han creado círculos virtuosos de expansión de la actividad y de prevención del fraude».

Esto se explica porque Madrid es la región con menor economía sumergida, lo que se suma a la mayor riqueza de sus habitantes frente a otras regiones, en muchos casos atraídos precisamente por los bajos impuestos.

«El hecho de bajar tipos no necesariamente tiene un coste de recaudación en el medio-largo plazo, porque lo que ha pasado hasta ahora es lo contrario, que bajando tipos a medio-largo plazo se ha aumentado la recaudación», insiste Izquierdo, ya que tiene que ver no solamente con lo que «se hace, sino con las expectativas que generas sobre el resto del sistema».