Agenda 2030 Agenda 2030

Economía | Empresas | Medio Ambiente

Banco Santander premia seis ideas que aceleran la transición hacia una economía verde

Más de 850 startups han presentado sus proyectos al desafío internacional ‘Santander X Environmental Challenge’, que busca soluciones innovadoras para generar impacto a través del desarrollo ambiental sostenible

Los premiados en las distintas categorías durante el evento ‘Santander X Environmental Challenge’.

Innovación y talento para combatir el cambio climático. Existe una amplia comunidad internacional de emprendedores dispuestos a poner toda su creatividad al servicio del medioambiente. Así lo demuestran las más de 850 startups de numerosas nacionalidades que se han presentado al reto global Santander X Environmental Challenge, promovido por Banco Santander y Oxentia Foundation, con propuestas para apoyar la construcción de un mundo más sostenible.

De todas ellas, se han seleccionado las seis ideas ganadoras, de emprendedores de México, España, UK y Alemania. El reto, lanzado el pasado 24 de febrero a través de Santander X, la plataforma global de apoyo al emprendimiento de la entidad financiera, planteaba dos desafíos: Be Mindful, para concienciar a la sociedad de la importancia de reducir la huella ambiental; y Be Sustainable, con el objetivo de fomentar la financiación y las inversiones verdes.

Las startups premiadas -tres por categoría- destacan “por la innovación de su propuesta, su viabilidad, el potencial de impacto y su escalabilidad” y “están en línea con el objetivo del Santander de acelerar la transición hacia una economía baja en carbono y apoyar su compromiso con los objetivos del Acuerdo de París frente al cambio climático”, explica la entidad. Cada una recibirá 20.000 euros para el desarrollo de su proyecto, además de contar con mentorías impartidas por los expertos de la red global de Oxentia Foundation para proteger sus innovaciones y la oportunidad de presentar sus soluciones al Fintech Station, el equipo de innovación abierta del Santander.

Emprendedores premiados

Xilinat (México) es una de las ganadoras del reto Be Mindful. Su éxito: la transformación de residuos agrícolas (principalmente el olonote de maíz) en endulzante natural y saludable mediante procesos sostenibles. Su fundador, el ingeniero químico Javier Larragoiti, incubó este proyecto para que su padre, diagnosticado de diabetes, cuidara su dieta. De esta idea nació una empresa que da empleo a diez personas que elaboran el producto de manera artesanal “mediante un proceso amigable con el medio ambiente, reduciendo la contaminación del aire”, señalan sus responsables.

Otra de las startup premiadas en este categoría es Plastecowood (UK), que convierte residuos plásticos mixtos (principalmente domésticos) en tablas de madera plástica reciclada, duradera y ecológica: tablones, tableros, postes o perfiles, además de ofrecer un servicio de diseño y fabricación a medida. “Por cada tonelada fabricada, ahorramos 700 kg de carbono del vertedero”, aseguran. “Plastecowood ofrece la oportunidad para que los productores de residuos y los contratistas de gestión de residuos se involucren en prácticas sostenibles circulares o de circuito cerrado”.

Breeze Technologies (Alemania) permite a las empresas monitorizar, gestionar y optimizar la calidad del aire en interiores, ciudades y entornos industriales. Según esta compañía, “la contaminación del aire afecta a más del 90% de la población mundial. Apoyamos a las organizaciones para crear mejores planes de acción de aire limpio con el poder del Internet de las cosas y la inteligencia artificial”.
En la categoría de Be Sustainable, las empresas ganadoras son CoGo Connecting Good (UK) y las españolas Climatetrade y Scoobic Urban Mobility. CoGo Connecting Good ha desarrollado una aplicación que permite a consumidores y empresas visualizar en tiempo real el impacto de su huella de carbono y cómo reducirla. Además, recomienda acciones específicas: usar electricidad renovable, comprar de ropa de segunda mano, adoptar una dieta vegetariana, reciclar de los desperdicios de comida o ir en bicicleta al trabajo. “Por cada acción positiva tomada, CoGo calcula las emisiones de carbono ahorradas. Por ejemplo, al optar por gastar £ 50 en una tienda de ropa de segunda mano en comparación con el mismo gasto en una nueva tienda de moda, puede ahorrar aproximadamente 40 kg de CO2. La aplicación suma todos los ahorros mensuales para calcular el impacto”.

La empresa valenciana Climatetrade ofrece una plataforma basada en tecnología blockchain que ayuda a las empresas a compensar su huella de carbono, comprando créditos de carbono directamente de los desarrolladores de proyectos de mitigación con total transparencia. “Nuestro objetivo es ayudar a las empresas a alcanzar la neutralidad de carbono”, destacan. Ya cuenta con más de 300 empresas registradas y 2.000 usuarios finales y, según sus propios datos, ha compensado 250.000 toneladas de carbono.

Por último, Scoobic Urban Mobility es una empresa sevillana que ha creado vehículos eléctricos última milla (el tramo final del proceso de entrega de mercancías al cliente) de movilidad urbana “rentables para las empresas y sostenibles para el planeta”. Un híbrido entre moto y furgoneta de tres ruedas que ha captado el interés de grandes empresas, por su amplia capacidad de carga y su pequeño tamaño. El objetivo: mejorar la vida y la movilidad en el centro de las ciudades, al tiempo que reducen los costes y reparten más paquetes.

Santander X, una apuesta por los emprendedores

“Los retos de Santander X existen porque creemos que los emprendedores, innovadores y agentes de cambio son un elemento clave en la transición hacia una economía verde. Santander X Environmental Challenge es una verdadera oportunidad para la revolución verde, que requiere una inversión masiva en nuevas tecnologías”, señala Javier Roglá, director global de Santander Universidades.

Santander X Environmental Challenge es una verdadera oportunidad para la revolución verde, que requiere una inversión masiva en nuevas tecnologías

Javier Roglá, director global de Santander Universidades

El grupo financiero sigue avanzando en su compromiso con el crecimiento inclusivo y sostenible y la lucha contra el cambio climático. La entidad, que acaba de convertirse en miembro fundador de la Net Zero Banking Alliance promovida por la Iniciativa Financiera del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEPFI), ya ha logrado la neutralidad en carbono en su propia actividad y mantiene su ambición de alcanzar las cero emisiones netas en 2050. Para facilitar la transición hacia una economía baja en carbono, Santander ha fijado ya las primeras medidas, que pasan por dejar de financiar en 2030 a clientes de generación de energía eléctrica cuyos ingresos dependan en más de un 10% del carbón térmico y eliminar su exposición a la minería de carbón en todo el mundo para ese mismo año. Al mismo tiempo, seguirá adoptando medidas para reducir su propia huella y acompañar a sus clientes en la transición hacia una economía verde.