Economía | Empresas

El comercio textil perdió 7.400 millones en ventas y 26.700 trabajadores en 2020

En 2020 bajaron la persiana 14.790 puntos de venta, un 24% de los que había abiertos un año antes. Además, el gasto medio anual por familia dedicado a textil retrocedió un 28%

Personas con mascarilla en el interior de una tienda de ropa.

Personas con mascarilla en el interior de una tienda de ropa. Marta Fernández / Europa Press

La pandemia ha dejado al comercio textil en una situación crítica. Entre enero y diciembre de 2020, las ventas cayeron un 41,26%, con una facturación total de 10.619 millones de euros. Esto supone 7.400 millones menos que en el año anterior a la pandemia, cuando se anotaron 18.000 millones de euros.

«El dato es catastrófico», apunta Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Nacional del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex). Asimismo, remarca que la caída de las ventas no es el único mal dato, sino que los márgenes han sido «prácticamente inexistentes» para los comerciantes, dada la necesidad de recurrir a promociones y descuentos agresivos para poder colocar el producto.

En cuanto al impacto en el empleo, la crisis del coronavirus supuso una caída del 13,40%, con unos 27.000 trabajadores menos a cierre de 2020. En esa fecha el sector empleaba a 172.432 personas, frente a las cerca de 199.112 que había contratadas en 2019. En cualquier caso, la cifra no incluye a aquellos que han estado acogidos a algún Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), por lo que la cifra podría ser más elevada.

Máxime si tras un mal arranque del año marcado por la tormenta Filomena, algunas empresas no logran sobrevivir y se ven abocadas al cierre definitivo o a una reducción drástica de personal. «Presuponemos que la caída de trabajadores es bastante mayor», afirma Zamácola.

En 2020 se cerraron 14.790 puntos de venta, lo que dejó al sector con 47.101 locales abiertos frente a los 62.000 que había un año antes. En total, supone una caída del 23,9%. Además, «tememos que a medida que van pasando los meses, el número de cierres pueda ir a más», remata el presidente de Acotex.

Tememos que a medida que van pasando los meses, el número de cierres pueda ir a más»

eduardo zamácola (acotex)

En cuanto al gasto medio anual por familia (de media 2,5 personas), en 2020 fue de 903 euros; 354 euros menos que el año anterior, cuando cada núcleo familiar gastaba de media 1.256 (un 28,11% más).

Asimismo, desde Acotex señalan que por formatos comerciales, los que más han sufrido la crisis sanitaria han sido las tiendas más pequeñas. «Las cadenas han podido aguantar mejor», comenta Zamácola.

Sobre el canal online, se ha pasado de facturar el 8-10% durante los últimos años, al 18% en 2020. Eso ha supuesto ingresar unos 2.000 millones de euros a través de este formato.

Inditex, un «oasis en el desierto»

Para Acotex, los buenos datos del gigante Inditex comunicados este miércoles a la CNMV son «un oasis en el desierto», pues no es lo que está viviendo el conjunto del sector, donde sólo se nota «un poco más de alegría».

En este sentido, sobre las perspectivas para este 2021, la patronal del comercio textil ha asegurado que «va a depender muchísimo del ritmo de vacunación y la recuperación de la confianza de la gente y el nivel de eventos» que se puedan celebrar. También de la recuperación progresiva del turismo, cuya caída también ha supuesto un fuerte impacto para el sector.

En cualquier caso, sí han registrado en mayo el mejor dato de los últimos 15 meses, con una caída de sólo el 15% respecto a las cifras de 2019. En enero las ventas retrocedieron un 53%; en febrero un 41%; en marzo un 38%; y en abril un 30%. En el conjunto del año, la caída acumulada queda en el 35,7%, con mayo incluido.

Por otro lado, el comercio textil denuncia no haber recibido aún las ayudas anunciadas por parte del Gobierno central. Y sobre las rebajas para este verano, dependerá mucho de la tipología de tiendas y la estrategia que cada comerciante haya adoptado en estos meses.

«Hay muchos que han reducido tanto la compra de verano que tienen muy poco stock, por lo que tampoco parece que vayan a ser espectaculares», dice Zamácola. En cualquier caso, espera que sean «buenas» en ventas y puedan «ayudar a sobrevivir y a hacer caja». «Estamos en modo supervivencia», concluye.

Comentar ()