Economía | Empresas

La pandemia frena en seco la aparición de nuevos productos en los supermercados

Según la consultora Nielsen, el nivel de innovación ha descendido un 31% en España durante el año de la pandemia, frente al descenso del 19% de los cinco principales países de la Unión Europea

Sección de yogures y lácteos en un supermercado de Madrid.

Sección de yogures y lácteos en un supermercado de Madrid. EP

La pandemia del coronavirus ha dado la puntilla a la aparición de nuevos productos en los lineales de las cadenas de distribución. Lo advertía esta semana la directora general de NielsenIQ para el Sur de Europa, Patricia Daimiel, durante su participación en el 26º Congreso Aecoc de Estrategia Comercial y Marketing.

«La innovación ha sido la gran olvidada en estos meses. Se ha hablado mucho de precios, surtido… pero no de innovación«, se lamentaba. La pandemia ha incrementado la demanda del mercado de gran consumo dentro del hogar, lo que ha provocado que se retrase la entrada de nuevos productos al mercado.

Ante el gran incremento de la demanda por parte del consumidor, sobre todo en los momentos marcados por las medidas de confinamiento estricto, la distribución priorizó tener producto disponible en los lineales.

Hemos estado en modo supervivencia, la prioridad era la seguridad y lo demás era secundario»

Laureano turiendo (AeR)

«Hemos estado en modo supervivencia, la prioridad era la seguridad y lo demás era secundario», comenta en conversación con El Independiente Laureano Turienzo, presidente y fundador de la Asociación Española del Retail.

Aunque precisamente la pandemia y las nuevas necesidades surgidas de la misma suponen también una ventana de oportunidad para que las compañías aporten nuevos productos al mercado.

Pero Daimiel avisaba de la necesidad de repensar qué estrategia de innovación aplicar, pues una mala decisión puede acarrar grandes costes. «Muchas innovaciones pueden canibalizar hasta un 25% de la marca madre», aseguró.

Por su parte, Alfonso Sebastián, cofundador y vicepresidente de la Asociación Española del Retail (AER) remarca en conversación con este diario que la falta de innovación por parte de la industria del sector gran consumo «no es algo que haya sido provocado por la pandemia, sino que acumula un descenso progresivo desde hace ya diez años».

Según los datos de la consultora Nielsen, el nivel de innovación ha descendido un 31% en España durante el año de la pandemia, frente al descenso del 19% de los cinco principales países de la Unión Europea.

En este sentido, los recientes datos del estudio ‘Radar de la Innovación 2020’ realizado por la consultora Kantar recogen una caída del 44% entre 2010 y el primer año marcado por la pandemia.

Por su parte, los primeros datos del sexto barómetro ‘Consumo y compra dentro y fuera del hogar después de la covid-19’, realizado por la asociación Aecoc reflejan que hay cada vez más consumidores que piden encontrar artículos innovadores en los lineales.

Y un 29% asegura que en estos momentos encuentra menos productos nuevos, mientras que un 25% dice que no logra encontrar artículos adecuados a las nuevas necesidades derivadas de la crisis sanitaria.

Un cliente realiza la compra en un supermercado. Jesús Hellín / Europa Press

En cualquier caso, las marcas de fabricante son quienes siguen apostando por aportar nuevos productos a los lineales, mientras que las de distribución lo hacen en una medida casi testimonial. En concreto, un 98% de los productores, frente al 2% de las cadenas.

Poca presencia en algunos súper

Asimismo, las marcas se quejan de que su presencia en algunas cadenas de distribución es demasiado baja. Según el citado informe, Mercadona referencia un 7% de los productos innovadores de las marcas de fabricante, mientras que Aldi y Lidl un 8% y un 10%, respectivamente. Dia es la cadena que menos innovaciones incorpora, con un 3%.

Por el contrario, Carrefour (67%), Alcampo (36%), Eroski (31%) y El Corte Inglés (30%) son los supermercados con mayores niveles de nuevos productos en sus lineales. «Yo creo que la tendencia a la baja se va a seguir manteniendo», añade Sebastián.

Sobre las previsiones del gran consumo para final de año, el sector cerrará el ejercicio con un crecimiento del 1,4% sobre las ventas de 2020, según la consultora Nielsen. Aunque todo dependerá del control de la pandemia y la situación de movilidad y turismo de este verano.

Te puede interesar

Comentar ()