Economía | Empresas

Damm pretende alcanzar más de 2.000 millones de euros de facturación en 2025

La compañía ha diseñado un nuevo plan estratégico hasta 2025, con el que también pretende duplicar sus cifras de negocio en el mercado internacional

Demetrio Carceller, presidente ejecutivo de Damm.

Demetrio Carceller, presidente ejecutivo de Damm. Grupo Damm

Damm pone rumbo ya hacia un escenario en el que prevé recuperar la parte de negocio más golpeada por los efectos de la pandemia. La empresa catalana de alimentación de alimentación y bebidas ha aprobado este martes durante su Junta General de Accionistas los resultados de 2020; un ejercicio en el que facturó más de 1.225 millones de euros (un 11,5% menos que en 2019) y obtuvo un beneficio neto de 40,5 millones de euros (-66%).

Pero para el nuevo período que se abre a partir de ahora, la compañía ha diseñado un plan estratégico a desarrollar hasta 2025, cuyo objetivo es alcanzar una facturación superior a los 2.000 millones de euros en ese año. En este sentido, el presidente ejecutivo de Damm, Demetrio Carceller Arce, ha mostrado su optimismo respecto a las posibilidades del grupo en el segundo semestre del año.

«La progresiva desaparición de las restricciones a la hostelería, la recuperación de la movilidad nacional e internacional y la aceleración del programa de vacunación son, sin duda, las claves para que encaremos el verano con optimismo, previendo que la situación evolucione de una forma positiva durante los próximos meses», ha destacado.

Durante su intervención ante los accionistas, Carceller Arce ha destacado también «el esfuerzo, la implicación, el compromiso y la capacidad de adaptación de las más de 4.700 personas que forman parte del equipo de Damm». En este sentido, la estrategia de diversificación del negocio realizada por la compañía durante los últimos años implicado que las distintas unidades de negocio del grupo registraran un impacto desigual.

El más dañado fue, sin duda, el de la cerveza. Se trata de un sector muy dependiente del turismo y de la hostelería, especialmente golpeado por las restricciones a la movilidad y la actividad comercial. Según los datos presentados la semana pasada por la patronal Cerveceros de España, la producción cayó un 12% en el anterior ejercicio.

Ampliar mercados

Pero de cara a la nueva etapa, Carceller Arce ha señalado que la empresa ha desarrollado un ambicioso plan que promoverá «una aceleración del crecimiento sostenible a partir de una apuesta clara por ampliar el número de mercados en los que opera Damm, el refuerzo y posicionamiento de las marcas y productos de la compañía y un aumento de la eficiencia».

En este sentido, la internacionalización del negocio será una de las grandes bazas con la que pretende asegurar el potencial de crecimiento de la firma, actualmente presente en más de 130 países. La aspiración es poder duplicar sus cifras de negocio en el mercado internacional, que actualmente supone más de un 25% de su actividad. Para lograrlo, la compañía incrementará sus esfuerzos en la expansión internacional en grandes mercados como África, Asia y Latinoamérica.

El plan estratégico también contempla el desarrollo o adquisición de nuevas marcas

Asimismo, el plan estratégico ha desarrollar hasta 2025 también contempla el desarrollo o adquisición de nuevas marcas que permitan a la compañía seguir haciendo crecer su porfolio de productos en distintas especialidades, con el fin de ofrecer una amplia gama de productos que sigan las últimas tendencias del mercado.  

Hace escasos días, la empresa firmó un acuerdo con Cobega para adquirir su participación en Grupo Cacaolat, pasando así a tener el 100% del accionariado de la sociedad. «Damm trabajará para aprovechar todas las sinergias que el grupo puede ofrecer para potenciar el crecimiento de Cacaolat y Letona tanto en el mercado nacional como en el extranjero», explica la compañía.

Por otro lado, tener una sólida capacidad productiva es una garantía de futuro para el grupo industrial. En esta línea, la firma culminó en el año 2020 el plan de ampliación de su fábrica de El Prat de Llobregat, con una inversión de 63 millones de euros. Esto ha permitido a la planta incrementar la capacidad de producción en un 45%, pasando de los 5,3 millones de hectolitros a los 7,2 anuales manteniendo los más altos niveles de eficiencia y flexibilidad.

Te puede interesar

Comentar ()