Economía | Empresas

La CEOE acusa a la SEPI de bloquear los rescates por "razones externas al sector empresarial"

Un año después de poner en marcha el fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas, sólo se ha autorizado el uso del 10% de su dotación

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi (i) y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi (i) y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EP

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, alertó este miércoles de la demora en la aprobación de los rescates con cargo al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI).

Durante su discurso ante la Asamblea General de la patronal, reclamó que «se desbloqueen absolutamente todos los procedimientos, porque hay empresas importantísimas de este país que están en estos momentos en la UVI». Entre ellas, muchas del sector turístico.

Las compañías, enfatizó, «realmente necesitan de esta ayuda SEPI». Y aunque dijo querer que se otorguen «con todas las garantías», también lamentó que «no puede ser es que estén paralizadas por causas que, desde luego, son externas al mundo empresarial».

Fuentes del holding público responden que «no hay nada paralizado» y que «se trabaja con normalidad». Sin embargo, el último rescate -que se concedió a Ávoris por 320 millones de euros- se produjo hace ya más de tres meses y medio.

El último rescate se concedió a Ávoris por 320 millones se produjo hace ya más de tres meses y medio

Y aunque hay decenas de empresas que han solicitado el auxilio público, apenas se ha autorizado el uso de un 10% de los 10.000 millones con los que está dotado el fondo hace ya casi un año. Además del de Ávoris, hasta ahora sólo se ha dado luz verde a los rescates de la aerolínea Air Europa (475 millones), al de Duro Felguera (120 millones) y al de la aerolínea Plus Ultra (53 millones).

Precisamente, este último es el que ha puesto al fondo en el ojo del huracán, desde que el Consejo de Ministros le diera su visto bueno el pasado mes de marzo. Los partidos de la oposición como PP, Ciudadanos y Vox denuncian que la compañía no cumplía con los requisitos fijados por el propio Ejecutivo para acceder al mecanismo de ayuda.

Entre otras cosas, ponen en duda su carácter estratégico por el bajo nivel de actividad que registraba en España (menos de un 0,1%), así como por las pérdidas que acumulaba con carácter anterior a la pandemia. El Gobierno, por contra, defiende que es fundamental para las conexiones con Latinoamérica desde el ‘hub’ aeroportuario de Barajas.

Ciudadanos ha llevado el caso al Tribunal de Cuentas y a la Comisión Europea y, tras una denuncia de Manos Limpias, un juzgado de Madrid abrió diligencias contra los miembros del Consejo Gestor del fondo para investigar las condiciones de la ayuda que la empresa debe devolver a las arcas públicas en un plazo tasado. PP y Vox se han personado en la causa.

Este martes, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se defendió de una interpelación del partido ‘naranja’ asegurando que los rescates «no los decide el Gobierno». El Consejo de Ministros, sostuvo, se limita a «ratificarlo después de la decisión técnica adoptada en el marco del Fondo gestor o en el de la propia SEPI».

El organismo que dirige desde hace pocos meses la expresidenta de Navantia, Belén Gualda, recurre a asesores externos como varias consultoras y grandes bufetes de abogados para formar su criterio. Y para evitar nuevas polémicas como la de Plus Ultra, ahora se estaría extremando el análisis de cada uno de los posibles rescates a conceder.

Preocupación del turismo

El plazo fijado por el propio reglamento del fondo contempla que el organismo debe dar una respuesta a las solicitudes en seis meses. Según publicó Expansión a finales de mayo, los expedientes de Julià, Wamos y Hotelatelier se encontraban en una situación avanzada. Pero casi un mes después, aún no hay noticias de nuevas concesiones por parte del organismo.

Entre las compañías que esperan el auxilio del fondo hay un buen número relacionadas con el sector turístico, que tras un año de restricciones a la movilidad ven peligrar su supervivencia ante un verano en el que la recuperación todavía no será completa.

Mientras tanto, continúan a la espera de contestación hasta ocho cadenas de hoteles entre las que están Hotusa (320 millones), Hesperia (55 millones), Hotelatelier, Room Mate (52 millones), Soho (32 millones) y Sehrs (35 millones). También han solicitado el respaldo público Air Nostrum (103 millones), Wamos (75 millones), Naviera Armas (100 millones) y el Grupo Juliá (37 millones).

Por su parte, compañías ajenas al turismo como el Grupo Villar Mir también han solicitado 240 millones; Artificial (30 millones), Abengoa (249 millones), Tubos Reunidos (115 millones) y hasta la productora de Jaume Roures, Mediapro (230 millones).

Te puede interesar

Comentar ()