Economía | Empresas

El Gobierno deberá decidir antes de irse de vacaciones el veredicto de la OPA de IFM a Naturgy

El Ejecutivo se guarda la carta de un Consejo de Ministros extraordinario para dar luz verde o no a la operación

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, comparece en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario en Moncloa

La ministra portavoz del Gobierno y de Hacienda, María Jesús Montero EP

Cuenta atrás para el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Al Gobierno le quedan cuatro Consejos de Ministros para dirimir el futuro de la OPA de IFM sobre el 22,7% de Naturgy. Tal y como reza la ley, Moncloa tiene un período de seis meses para posicionarse sobre participaciones extranjeras en una compañía estratégica en nuestro país.

IFM transmitió a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el 6 de febrero la intención de comprar casi un cuarto de la energética española por lo que Pedro Sánchez y sus ministros tienen hasta el 6 de agosto para dar luz verde a la tramitación de la OPA o, por el contrario, echarla para atrás.

Así, con el calendario que maneja Moncloa, solo le quedan cuatro Consejos de ministros para adoptar tal postura. Este martes, el Ejecutivo no tiene intención de abordar el asunto en la reunión de esta semana por lo que los plazos se van acotando poco a poco. El último día antes de que el Gobierno se vaya de vacaciones será el 3 de agosto. Es decir, tres jornadas antes de que caduque la potestad para que se dé una valoración.

No obstante, tal y como señalan fuentes gubernamentales a este periódico, el Gobierno podría convocar un Consejo de Ministros extraordinario “el mismo día que expira el plazo para valorar la OPA”, si bien todo hace indicar “que se producirá antes de llegar al 6 de agosto”.

En este contexto, cabe recordar que el Ejecutivo decidió ampliar hasta el 31 de diciembre la reforma de la normativa sobre inversiones exteriores al objeto de impedir que empresas o inversores de otros países puedan hacerse con el control de entidades españolas de sectores estratégicos aprovechando la caída de su cotización por la pandemia del Covid-19. 

La ministra y portavoz del Gobierno María Jesús Montero afirmó que se extendió la medida para obtener “seguridad y no haya un intento de compra por parte de entidades extranjeras aprovechando la coyuntura y las circunstancias provocadas por la pandemia», que se puedan percibir como una «debilidad».

A pesar de estas aprobaciones, fuentes gubernamentales señalan a este periódico que el Ejecutivo dará su bendición para que el fondo extranjero pueda adquirir el paquete accionarial, si bien impondrá importantes restricciones como prohibir su salida a bolsa o vender activos estratégicos como el gasoducto Medgaz.

Antes de final de agosto

De valorar positivamente el Ejecutivo de Pedro Sánchez la OPA, se trasladará la patata caliente automáticamente a la CNMV. Fuentes cercanas a IFM señalan que “no se debería de demorar más de una semana” ya que el supervisor tiene información desde hace meses.

Las propias fuentes confían, por tanto, que la oferta por adquirir el 22,7% de la compañía energética llegue a su conclusión antes de que finalice agosto, a pesar de que la actividad empresarial se reduce enormemente por el período estival.

Naturgy también deberá mover ficha, aunque ya será en pleno agosto. Si el Gobierno y la CNMV aprueban la OPA del fondo de inversión australiano, será el consejo de administración de la empresa quien emita un juicio de valor sobre la oferta lanzada el pasado mes de febrero.

Durante este semestre el consejo de administración, liderado por Francisco Reynés, ha guardado silencio y tan solo en la presentación de resultados o en la junta general de accionistas ha tocado el tema de forma nimia. Así, la directiva de Naturgy deberá enviar una carta a los titulares de acciones en el que explique los pros y las contras de acudir o no a la oferta.

Criteria toma posiciones

Mientras las instituciones estudian el trámite de la OPA, Criteria Caixa, máximo accionista de Naturgy no pierde el tiempo y sigue acumulando capital para proteger a la energética del capital extranjero. Hace algo más de un mes, el brazo inversor de CaixaBank comunicó que aumentaría su participación para “velar por los intereses de sus accionistas e inversiones” en la energética.

Así, la entidad que preside Isidro Fainé ya controla el 25,53% del capital de Naturgy, frente al 24,4% que tenía cuando inició la compra de títulos. La intención del holding es llegar hasta el 30% de la gasista, máximo permitido debido a que si supera dicho umbral debería lanzar una OPA por el 100% de la compañía.

Te puede interesar

Comentar ()