Economía

La patronal del turismo alerta de un frenazo en las reservas de viajeros extranjeros

Exceltur cifra en un 15% el retroceso en el ritmo de reservas en los últimos diez días por los rebrotes, aunque asegura que por el momento no se traduce en cancelaciones

La Playa de la Malvarrosa repleta de gente en un día de alerta roja por altas temperaturas.

La Playa de la Malvarrosa repleta de gente en un día de alerta roja por altas temperaturas. EP

El ritmo de reservas de los viajeros internacionales ha registrado un «súbito frenazo» en las últimas dos semanas por la repercusión internacional que han tenido los rebrotes y el avance de la variante Delta que se están dando en España. Así lo ha puesto de manifiesto este miércoles el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda, que ha cifrado en hasta un 15% la moderación del ritmo de reservas que se estaba registrando de cara al verano.

«La realidad se ha visto truncada», ha expuesto durante la presentación de los resultados del segundo trimestre, que cerró con un nuevo desplome del PIB turístico del 69% frente al mismo período de 2019 y que implica unas pérdidas de 150.000 millones en ingresos desde inicio de la pandemia. A pesar de las ganas acumuladas de viajar por parte de nacionales y extranjeros, las restricciones existentes hasta el 9 de mayo lastraron la recuperación que sí comienza a acelerarse en junio (-58,0% frente al -72,6% de mayo).

Aunque desde hace diez días se atraviesa un escenario muy volátil lleno de vaivenes que dificultan hacer predicciones a corto plazo sobre la posible evolución del verano, Exceltur cree posible cerrar el trimestre moderando la caída del PIB turístico con un 34,9% respecto a 2019. Ello supondría generar una actividad total directa e indirecta (PIB Turístico y no solo ingresos) en este trimestre de 37.978 millones de euros, que supera notablemente los 24.301 millones de euros de 2020 y queda aún bastante lejos de los 58.372 millones de este mismo trimestre de 2019.

Respecto a la situación actual, Zoreda ha asegurado que las reservas por parte de los turistas británicos no están creciendo al nivel esperable tras el anuncio realizado por el Gobierno de Boris Jonhson para que puedan viajar sin necesidad de cuarentena los ya vacunados a partir del 19 de junio. Además, en el sector tampoco esperaban las recomendaciones de Francia y Alemania de no viajar a España.

En cualquier caso, el arranque de la temporada de verano mejora ligeramente los niveles de empleo turístico, aunque aún se mantienen 527.000 trabajadores del sector afectados por la pandemia. De ellos, 245.000 están afectados por algún ERTE, mientras que otros 280.000 han causado bajo como afiliados a la Seguridad Social. En este sentido, las ramas exclusivamente dependientes del turismo como las agencias de viajes o el transporte aéreo y los hoteles cierran junio como las más afectadas de todo el sistema productivo español.

Por su parte, la demanda turística del segundo trimestre ha estado protagonizada por los viajeros de negocios y por el inicio de algunas ferias como FITUR. También por una demanda española que, a partir del fin del estado de alarma el 9 de mayo, ha favorecido las escapadas a destinos peninsulares de la costa y del interior. La demanda de larga distancia y británica se ha mantenido inexistente durante este período.

Por zonas, han experimentado notables reactivaciones de sus ventas tras el fin del estado de alarma las Comunidades Autónomas del norte -impulsadas por el Camino de Santiago- y las zonas de interior, más dependientes de la demanda española. Por su parte, las regiones y destinos más dependientes de la demanda extranjera registraron notables caídas todavía respecto a 2019. En Madrid, un 75,3%; en el País Vasco, un 72,8%; en Canarias, un 71,5%; en Baleares, un 68,4%; en Andalucía, un 70,3%; en la Comunidad Valenciana, un 70,1%; y en Cataluña, un 65,4%.

Caída de un 46,9% en el conjunto del año

La patronal confía en que si las nuevas cepas no generan nuevas limitaciones, el cuarto trimestre podría comportarse mejor de lo previsto por las ganas acumuladas de viajar y la aceleración del proceso de vacunación. Por ello, revisan su estimación del PIB turístico para el conjunto del año, cifrando la caída de la actividad en un 46,9% respecto a 2019.

Asimismo, creen que la temporada podría alargarse algo más de lo habitual. «Prevemos que algo de lo que se pueda perder en verano se pueda recuperar en otoño, en octubre», ha explicado Zoreda. Según la patronal, los destinos vacacionales de Cantabria, Asturias y Galicia, junto a destinos de interior como Extremadura, Castilla-La Mancha, La Rioja o Aragón serán protagonistas de la reactivación de la actividad por el fuerte impulso de la demanda nacional.

En los destinos del litoral se descuenta un mejor comportamiento en aquéllos con mayor presencia de turistas nacionales como Andalucía litoral o Murcia. Por el contrario, la reactivación será menor en destinos insulares (Baleares -45,2%, Canarias -44%) y en aquellos del litoral más ‘touroperizados’ y expuestos a la demanda internacional.

Los empresarios turísticos anticipan además una reducida actividad en los dos meses centrales de la temporada estival en los grandes destinos urbanos. Madrid, con una caída del 62,3%; Barcelona, con un 52,2% menos; así como las ciudades vascas (-44,8%); andaluzas y valencianas (-42,2% y -47,1%), por la mayor incertidumbre sobre la reactivación de la demanda internacional y del largo radio.

Te puede interesar

Comentar ()