Economía | Empresas

Telefónica llevará a los tribunales a la CNMC para mantener la F1 en exclusiva

Nuevo logo de Telefónica en la fachada de su sede en Las Tablas (Madrid)

Edificio de la sede de Telefónica. Europa Press

Telefónica va a recurrir en los tribunales la decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La semana pasada, el regulador dirigido por Cani Férnandez puso en duda el acuerdo entre Dazn y la empresa de telecomunicaciones por los derechos de la F1.

En concreto asegura que ciertos aspectos del contrato «podrían no ser compatibles con los compromisos de la concentración» y suponer una reducción de la oferta mayorista que la operadora pone a disposición de otros operadores, así como una restricción a los acuerdos que Dazn podría alcanzar con otros operadores para distribuir sus contenidos.

Así, la institución pidió a Telefónica que debe incluir en su oferta mayorista la Fórmula 1, es decir, debe permitir al resto de operadores españoles que también puedan emitir las carreras de automovilismo, al igual que lo hace la empresa dirigida por José María Álvarez-Pallete. 

Fuentes de la CNMC explican que la oferta de la compañía contiene ciertos aspectos que podrían suponer una restricción a los acuerdos que Dazn podría alcanzar con terceros operadores para distribuir sus contenidos, «dificultando en la práctica esos potenciales acuerdos con otros operadores».

En este sentido, «los compromisos a los que se condicionó la concentración entre Telefónica/DTS exigen a la empresa de telecomunicaciones evitar este tipo de riesgos para la competencia, que fueron identificados en el análisis de la operación de concentración», relatan las mismas fuentes . 

Y en el otro lado, se encuentra Telefónica, que como se indicaba anteriormente, no acata la decisión y su departamento legal ya trabaja para llevar a cabo las medidas pertinentes para rebatir a la CNMC. Fuentes cercanas a la compañía narran a este periódico que la compañía entiende que la decisión del regulador es “errónea” y que “carece de sentido” puesto que entienden que el poder ofrecer la Fórmula 1 en su plataforma es una “estrategia diferencial” y que no incumple la legislación actual.

Telefónica se defiende

Las mismas fuentes recalcan que, además, la empresa de telecomunicaciones ha “invertido una importante cantidad de dinero para poder ofrecer a sus clientes contenido premium” y que el hecho de “poner en el mercado la oferta de la Fórmula 1” relegaría a Telefónica de la posición de liderazgo en la televisión de pago.

Con todo, desde la compañía insisten en que se va a interponer recurso contencioso y pedir la suspensión cautelar de la resolución ante la Audiencia Nacional. No obstante, y a pesar de que Telefónica considera que no hay lugar para que la CNMC interceda en la oferta con sus clientes también trabaja para “adaptarse a los requisitos” que interpuso el organismo.

Pero la de la Fórmula 1, que fue adquirida por Dazn hace varios años, no fue la única advertencia que realizó la CNMC la semana pasada. El organismo pidió que aclare o modifique su oferta Fusión puesto que ofrece smartphones a menos de tres euros, aunque no especifica si debe cumplir o no una permanencia.  La CNMC autorizó la compra de Digital+ a cambio de determinados compromisos, entre ellos que «Telefónica se compromete a no entorpecer la movilidad de sus clientes actuales y futuros de televisión de pago con el establecimiento de limitaciones a las políticas de permanencia y retención de clientes».

Fuentes de Telefónica inciden en que “la oferta no restringe” la competencia ya que el cliente “tiene libertad” para recoger el terminal y la cuota de baja anticipada es “proporcional al valor del terminal depreciado hasta cuando lo haya estado usando el cliente y luego decide devolverlo”.

En el ojo del huracán

Las nuevas exigencias de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia han vuelto a abrir una vieja herida entre el organismo y Telefónica. Fuentes del sector explican a este periódico que la compañía vuelve a “sentirse perseguida”, después de que se cerrara una etapa con el adiós de Beatriz De Guindos, ex directora de la CNMC.

La sobrina del vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, era considerada el azote de las telecos” dentro del sector ya que durante la etapa de la directora de competencia y del anterior presidente, José María Marín Quemada, las proposiciones de multas se dispararon hasta los más de 1.000 millones de euros, siendo el 2019 el año en que más crecieron las sanciones, con un incremento del 112%.

Tal y como ya contó este medio, las principales operadoras de España mostraron cierta satisfacción ya que entendían que, una vez que ya no estuviera De Guindos, las relaciones se normalizarían, algo que no ha sucedido ya que, como apuntan las mismas voces del sector de las telecomunicaciones el desembarco de Cani Fernández en la CNMC era del agrado de Telefónica, Orange y Vodafone.

Te puede interesar

Comentar ()